Escucha esta nota aquí

El Comandante Departamental de Policía, Erick Holguín, ordenó el envío de 30 uniformados a San Matías para "reforzar la seguridad y la presencia del Estado en la frontera".  En el municipio fronterizo se vive un ambiente muy tenso tras los últimos hechos de sangre ocurridos en las últimas semanas.

El domingo, dos sicarios atentaron contra el propietario y conductor de un bus que realiza el recorrido entre San Matías y Santa Cruz.  Julián Maturana Ortega (37) recibió un impacto de bala en la pierna y permanece bajo observación en el hospital de San Matías.

Los médicos del centro valorarán la evolución del herido y definirán si requiere el traslado a Cáceres (Brasil) para extraer la bala que todavía permanece alojada en el cuerpo.

En declaraciones a la policía, Maturana rechazó cualquier vínculo con el narcotráfico y desconoce los motivos por los que fue víctima del atentado. Incluso señala que pudiera ser una equivocación ante un supuesto ajuste de cuentas.

Los vecinos de San Matías también han expresado su preocupación ante los hechos suscitados la última semana. Sobre Maturana, lo describen como un hombre tranquilo que desde hace 18 años trabaja en la localidad fronteriza.

La policía continúa las investigaciones mientras aguarda la llegada del contingente policial desde Santa Cruz. Por el momento, no descarta la vinculación del atentado contra Maturana con el asesinato de un presunto narcotraficante en la misma semana.

El pasado miércoles 19 de enero, Everton cándido Gomes da Silva (34), un ciudadano brasileño que iba conduciendo un vehículo, fue acribillado en San Matías por dos personas a bordo de una motocicleta. Hasta el momento la Policía no ha dado con los autores.

Según medios brasileños, Gomes da Silva tenía al menos 17 procesos en la Justicia del vecino país. Indican que era jefe de un grupo de narcotraficantes, pero su pareja dijo que se dedicaba a traer ropa de su país para  venderla en territorio boliviano.

Según los medios brasileños, Gomes fue uno de los 30 capturados durante la Operación Volver que la Policía Federal brasileña ejecutó en 2009. En el momento de la intervención, Everton era jefe de un grupo de narcotraficantes. 

El fiscal de San Matías, Ricardo Cayalo, indicó que aún no se tiene un informe oficial sobre los antecedentes del hombre acribillado y de las personas que lo acompañaban cuando fue abatido por los sicarios.



Lea también

Comentarios