Escucha esta nota aquí

Dora Vallejos Vallejos, conocida como la ‘reina del norte’ fue enviada a la cárcel de Palmasola por decisión del juez cautelar Manuel Baptista, tras una audiencia de casi seis horas en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico.

Cuando el juez le dio la palabra para que haga uso de su defensa material, habló dos minutos. Dijo ser inocente de los cargos que se le imputa y que estaba preocupada por saber que su ganado, en su lechería del norte cruceño, se está muriendo y que sus trabajadores están siendo perjudicados.

Durante la audiencia presentó documentación, sobre la legalidad de sus bienes acumulados, y justificando la manera en que los adquirió. Aseguró que todo lo que tiene es lícito y negó ser una millonaria como se le acusa. Sus abogados tras considerar injusta la decisión judicial presentaron una apelación.

Tras la audiencia los policías le sacaron sus cosas de la celda, la subieron a un vehículo y fue trasladada a Palmasola custodiada por agentes del DACI y de la Felcn. La Fiscalía había pedido su detención en la cárcel
de San Sebastián de Cochabamba por razones de seguridad de la integridad de Dora Vallejos, pero el juzgador dictaminó en Palmasola. La audiencia se desarrolló en medio de gran expectativa.

La imputación

El delito que se le imputó fue el de legitimación de ganancias ilícitas y enriquecimiento ilícito de particulares con afectación al Estado.

Para los denunciantes, entre los elementos que levantan la sospecha sobre sus bienes es que no existan antecedentes que justifiquen una actividad lícita de parte de Dora, que le brinde capacidad económica para adquirir esa cantidad de bienes.

Lo que sí está claro en la investigación, son los antecedentes; su esposo Bismarck Carlos Padilla junto a otras personas fue encontrado con 39 kilos de droga.

Revelaciones sobre sus bienes

EL DEBER accedió a documentación que revela más detalles sobre sus bienes. Por ejemplo, se estableció que las autoridades lograron retenerle Bs 108.468 y $us 474 de una de sus cuentas en una entidad bancaria, pues el resto lo retiró cuando se enteró que estaba siendo buscada. Además, falta identificar sus otras cuentas bancarias y operaciones financieras.

Además, las investigaciones han establecido que Dora es dueña de 4.000 cabezas de ganado. Según la declaración de su hermano Vidal, Dora sería la propietaria de lechería Arroyo Negro, y del ganado que está en la propiedad La Serena. El ganado es lechero y de engorde.

También tiene el ingenio arrocero El Edén, que se encuentra en el municipio de San Juan, sobre la carretera a la colonia japonesa, en la provincia Ichilo, cerca de Yapacaní. En la lechería tiene seis trabajadores, en la de engorde cinco y en Arroyo Negro trabajan un tractorista y una cocinera.

En los últimos días, EL DEBER accedió a documentación que detalla los 57 bienes que tiene Dora Vallejos a su nombre, entre los que se cuentan 38 propiedades que suman más de 3.000 hectáreas, además de 35.000 m2 en lotes.

 El narcojet y Dora

El caso de Dora salió a luz pública luego de que una aeronave pilotada por dos bolivianos fuera interceptada en México con 1.000 kilos de cocaína. Uno de los pilotos sería familiar de Dora. Además, su esposo, Bismarck Carlos Padilla tiene antecedentes de sentencia por narcotráfico.

Desde el 29 de enero, cuando el avión en cuestión cayó en México, la vida de Dora cambió. Ese mismo día, el diputado Tomás Monasterio la señaló como una persona allegada al exministro Carlos Romero y, una semana más tarde, el 5 de febrero, el ministro de Justicia, Álvaro Coímbra anunció una investigación por la fortuna de $us 150 millones que Dora acumuló en los últimos siete años.

Desde ese día pasó a la clandestinidad hasta que el anterior miércoles se entregó a las autoridades en la Fiscalía departamental de Santa Cruz. Entonces, su vida se transformó, pues pasó de vivir en una casa de $us 2 millones a estar oculta por una semana. Las últimas dos noches durmió en un colchón sobre el piso en una pequeña y húmeda celda en la Felcn.