Escucha esta nota aquí

Durante tres años, el padrastro de una niña de 11 años, aprovechó del miedo y el silencio para abusar sexualmente de la pequeña que vivía en el mismo hogar del acusado.

María Lourdes Silva, asesora legal de la Defensoría de la Niñez de Yapacaní, indicó que el juez determinó la detención preventiva del hombre, por lo que deberá permanecer detenido preventivamente en la cárcel de Montero (Santa Cruz), mientras dura la investigación.

Silvia detalló a Soledad Prado, corresponsal del EL DEBER, que la víctima tiene 11 años y que desde los 9 años su padrastro empezó a abusarla, primero con toques en sus partes íntimas y que en la actualidad, de acuerdo con el informe médico de un ginecólogo, tiene una infección de transmisión sexual.

“Durante ese tiempo la menor fue amenazada, que si ella hablaba algo malo le iba a pasar a su mamá o a su hermano menor”, explicó Silva, que precisó que el imputado está acusado por el delito de abuso sexual con la agravante de que la menor estaba a su cargo y vivía en el mismo hogar.

La madre de la afectada, entre llantos, sostuvo que ella no estaba enterada, pues salía a trabajar muy temprano y regresaba muy tarde.

Mi hijita cocinaba, lavaba la ropa y atendía a su hermanito menor. Fue su abuela la que se enteró de todo esto, ella le contó que su padrastro la manoseaba. Pido justicia que se lo lleven a un calabozo donde debe estar”, pidió.

El hecho ocurrió en Yapacaní, en el barrio Paraíso.

Comentarios