Escucha esta nota aquí

Jorge Huanca - corresponsal

Vecinos de diferentes barrios y socios de la Cooperativa de Agua Potable de Concepción, protagonizaron este lunes por la mañana una marcha de protesta y posteriormente se declararon en huelga de hambre, exigiendo al Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (FPS) la conclusión de la nueva planta de tratamiento de agua potable.

El actual sistema de bombeo, que fue diseñado para 700 socios, ya no abastece a la población (de 2.500 socios y sus familias); la escasez de agua se acentuó en los últimos meses, sobre todo en las zonas altas.

"Este es el primer paso que estamos dando para exigir al FPS que resuelva de una vez por todas el problema. La gente sufre todos los días por falta de agua", afirmó Juan Alfaro, uno de los voceros de la movilización.

Alfaro señaló que la empresa que se adjudicó la obra, paralizó el trabajo cuando tenía el 77% de avance, "probablemente por falta de liquidez", y el PFS no ejecuta el contrato. 

"Si hasta el 15 de octubre no hay una respuesta escrita del FPS sobre la situación, tendremos que tomar nuevas medidas", advirtió, por su parte, el alcalde David Mollinedo.