Escucha esta nota aquí

Luego de un análisis exhaustivo de los elementos recolectados durante la intervención de la Policía, la Gobernación y la Defensoría de la Niñez de Cotoca en el centro de rehabilitación de adictos Misión Esperanza, por denuncias de maltrato y malas condiciones de vida de los internos, el Ministerio Público imputará a la esposa del religioso que dirige el centro por la presunta comisión del delito de lesiones leves contra una mujer. 

El religioso encargado del albergue y su esposa están aprehendidos mientras que ocho ‘obreros’, como denominan a los trabajadores voluntarios, brindaron su declaración ante la Fiscalía y fueron liberados. 

Así lo explicó el fiscal Randy Dávalos, quien explicó que el único indicio objetivo que existe por el momento sobre las denuncias es un examen forense que establece 10 días de impedimento para una interna que tenía lesiones en el rostro atribuidas a la esposa del religioso que dirige el centro y que será puesta hoy ante un juez. 

Sin embargo, se seguirán analizando otras denuncias como el encadenamiento de algunos jóvenes adictos para que no escaparan del centro por petición de sus familiares o la presencia de una persona que estaba libre bajo medidas sustitutivas entre los ‘obreros’ voluntarios. 

También se observaron otras situaciones como la presencia de menores de edad, de enfermos mentales y otras cuestiones administrativas. Debido a esto, el responsable de Coordinación Social de la Gobernación, Ariel Villarroel, confirmó que además de suspender la acreditación del centro se cortará la ayuda económica de Bs 11.000 mensuales que se les daba para alimentación, higiene personal y limpieza de ambientes. 

Agregó que se realizan controles periódicos a los centros a los que se les brinda ayuda económica, pero que no deben ser anunciados para evitar ‘pitazos’ que les permitan ocultar irregularidades. 

Comentarios