Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales le dio un espaldarazo en público a su titular de Gobierno, Carlos Romero. Cuando lo saludó en un acto público realizado en Santa Cruz, se dirigió a él como “hermano ministro”. Un día antes, sectores de la Conalcam habían pedido que se lo investigue. Habían cuestionado al miembro del gabinete porque dejó pasar o no se enteró de que la Felcc cruceña condecoró a un narco. En sentido contrario, el mandatario le ratificó la confianza y pidió “mano dura” contra los policías que tengan relaciones con traficantes. Pese a que considera que la renuncia de Romero no sería solución, Juan Ramón Quintana, ministro de la Presidencia, propuso ayer un control externo a la Policía. “Necesitamos mejores controles, controles más efectivos, más eficaces, y es muy difícil creer en la eficacia de los controles cuando provienen de la propia institución”, dijo Quintana.

Romero salió a disparar con todo en la radio estatal. No mencionó a los dirigentes de Conalcam, pero sin decir sus nombres aludió, según allegados al ministro, a algunos asambleístas de la oposición que le pidieron que renuncie.

Morales se refirió a lo conversado en el gabinete del miércoles: “Ayer dije al ministro de Gobierno, ¡mano dura! ¡Mano dura con esos policías!, algunos oficiales que no respetan el esfuerzo de todos”, insistió. “Quiero que sepan, hermano comandante, hermanos policías de base, no se va a perdonar a quienes están metidos con el narcotráfico en la Policía”, advirtió.

En su entrevista, el ministro fue desafiante. “Que investiguen lo que quieran, el ministro de Gobierno no tiene nada que esconder, en absoluto... Pero lo raro es que quienes dicen que lo investiguen son los que tienen antecedentes de robo, en su momento voy a demostrar”, dijo Romero.

Ayer, la embajada brasileña respondió oficialmente que no se pronunciará sobre el caso de la condecoración del narcotraficante Pedro Montenegro Paz.

Saúl Lara, vocero de Comunidad Ciudadana y exministro de Gobierno, dijo: “Hay demasiado abuso, demasiada corrupción, irrespeto del MAS a la institución que ha servido al país, a su pueblo y a los ciudadanos, y que hoy se ha convertido en un brazo político al servicio del partido de turno”.

En esa misma línea, Jaime Paz Zamora, candidato presidencial por PDC, aseguró que el culpable de lo que sucede en la Policía es el presidente, a quien acusa de sodomizar a la fuerza del orden hasta convertirla en una milicia armada a su servicio. “Señor Evo Morales, saque las manos de la Policía, cara...”, dijo Paz.

El exministro de Gobierno Hugo Moldiz sugirió ayer reformar la institución y crear candados para evitar que efectivos que hayan sido sentenciados por delitos puedan reincorporarse a la Policía.

Tags

Comentarios