Escucha esta nota aquí

“El origen de la inseguridad, algunos dicen la pobreza, delincuencia, pero también yo veo que más viene de delitos tan grandes como el contrabando y el narcotráfico”, dijo el presidente

Evo Morales refiriéndose de forma general al país para luego señalar que cada departamento tiene sus particularidades y que la de Beni es, precisamente, la problemática del narcotráfico.

El mandatario hizo estas afirmaciones en su discurso en la inauguración de IX Cumbre Nacional de Seguridad Ciudadana realizada ayer en Trinidad.

Asimismo, sugirió que los nuevos postulantes a la Academia Nacional de Policías (Anapol), renuncien al secreto bancario, incluyendo a sus familiares hasta de segundo grado, como parte del ‘cambio profundo’ que se busca en la institución. Recordó que a comienzos de año se destapó un escándalo de corrupción por cobros para el ingreso a esa institución.

Sus palabras sobre el narcotráfico en Beni fueron refutadas por el alcalde de Trinidad, Mario Suárez, quien señaló a EL DEBER que si bien no se puede negar que en Beni hay narcotráfico, pues todos saben que desde allí “salen avionetas a Perú”, pero que “el lugar donde debe haber más narcotráfico es el Chapare, de eso no hay duda”.

Agregó que este delito está en toda Bolivia y particularmente “donde más ‘lavan’ dinero es en Santa Cruz, o las ciudades grandes como Cochabamba”.

La alcaldesa de la población de Loreto, Gaby Balcázar, aseguró que el problema del narcotráfico es un tema no solo a escala nacional, sino internacional y cree que en Beni se nota más al ser un departamento ‘chico’, donde todos se conocen.

En su alocución, el presidente señaló que tiene conocimiento por parte de algunos dirigentes que hay familias de narcotraficantes ‘soberbios’ que dominan comunidades y municipios.

Además, dirigiéndose al comandante nacional de la Policía dijo: “saben nuestros comandantes (departamentales) quiénes son los que trafican con el narcotráfico, conocen el pueblo”.

Duro y directo

Morales hizo una serie de observaciones a la función policial para argumentar la necesidad de una transformación. Desde señalar que algunos policías tienen ‘casonas’ pese a sus ‘suelditos’, hasta arremeter contra los malos policías que “manejan los ascensos y modifican los reglamentos” para favorecer a una ‘rosca policial’, que además castiga a los uniformados sanos y honestos.

Planteó cambiar la formación ‘militarizada’ de la Policía, para dar paso a un perfil de policías investigadores que no abusen de su poder, que estén al servicio del pueblo y que sus investigaciones no precisen ser ‘pagadas’ por los ciudadanos para accionarlas.

Sobre estas declaraciones, el comandante de la Policía de Beni, Luis Jerez, afirmó que en toda la sociedad hay diversos tipos de personas y que “como policías, debemos poner las acciones que correspondan para resolver (las situaciones) con responsabilidad, profesionalismo y buen criterio”.

Los 15 puntos del plan de reforma

La Cumbre trató una propuesta para lograr cambiar y fortalecer la fuerza policial. Se presentaron ante el plenario 15 puntos que aún se debatirán antes de su implementación. Entre los más sobresalientes está la implementación de ‘Body cam’ (cámaras en los cuerpos de los agentes) comenzando con un programa piloto para 500 efectivos. También se propone la evaluación integral de los policías, una nueva asignación de puntajes, un sistema nacional de registro de los agentes, la creación de un departamento de contrainteligencia, un registro nacional de personas con orden de aprehensión, la planificación de los cambios de destino, agilizar los procesos disciplinarios, reforzar las inspectorías y la reforma del sistema educativo de la Unipol, entre otros.

Tags