Escucha esta nota aquí

Tuvo una acalorada jornada. El presidente Evo Morales arribó ayer al aeropuerto de Roboré a las 7:00 y se trasladó al Casino Militar, en donde opera el comando de contigencias conformado por entidades del Estado.

Allí se reunió con los ministros Juan Ramón Quintana, de Presidencia, y Javier Zavaleta, de Defensa. A las 9:30 dio una conferencia en la que evaluó la situación. Luego modificó su agenda para hacer un sobrevuelo por Otuquis y Río Negro, zonas devastadas por el fuego.

Al mediodía, Morales almorzó milanesa acompañada con arroz, fideo y Coca Cola.

Tras paliar su hambre y su sed, el presidente apareció uniformado de bombero con un overol azul e hizo otro sobrevuelo por la zona Paquió, en donde vio que las llamas persistían en su amenaza a la zona, por lo que pidió bajarse para colaborar en el combate contra el fuego.

Esta acción quedó registrada en las redes sociales, en donde desató críticas y apoyo. “Demuestra que él (Morales) está haciendo campaña política”, cuestionó Eliane Capobianco, diputada de UD.

“Y el Oscar para mejor actor de reparto es...”, escribió en Twitter la escritora Carmen Lucía Carvalho. Por su parte, Pablo Javier Deheza, funcionario del Ministerio de Autonomías, escribió en Twitter que “la presencia de @evoespueblo trabajando como un voluntario más, dejó a los opositores fuera de sí, con su #racismo brotando a flor de piel. Sacaron lo peor de sí”, dijo. 

Comentarios