Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales hizo un nuevo sobrevuelo por las zonas chiquitanas afectadas por los incendios y, a tiempo de señalar que ve manos negras detrás de estos siniestros, prometió más ayuda para los afectados. Así lo dejó claro ayer en Concepción, adonde llegó para entregar forraje para el ganado y reunirse con sectores sociales, empresarios y alcaldes para relevar las necesidades de la zona en medio del desastre de los incendios.

Tras almorzar con ellos, en una conferencia de prensa, el mandatario contó que ya se había controlado los focos de incendios en Charagua y cuando le informaron de que había un nuevo incendio forestal, sobrevoló la zona en compañía del ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, para descubrir que no había ningún chaqueo cercano y que lo que estaba ardiendo era un pajonal.

De los resultados de la reunión, Morales prometió camiones cisterna con agua potable para San Antonio de Lomerío, donde la sequía los ha dejado sin recursos y pidió a los municipios que hicieran proyectos de agua para que sean atendidos por el Gobierno central. Morales se quejó que en la última entrega de proyectos para Mi Agua, solo 18 de las 56 comunas cruceñas presentaron su documentación.

Lo mismo sucede con los atajados para el ganado.

El presidente tuvo tiempo para las comparaciones. Según lo que escuchó de los comunarios, en 2004 y 2005, cuando otra ola de incendios se llevó casi 2 millones de hectáreas en el país, el Gobierno nacional no estuvo en la zona para ayudar.

En ese momento, el presidente del país era Carlos Mesa, aunque Morales, candidato presidencial en pausa, no nombró a su contrincante, que desde el lunes retomará su campaña. También anunció la llegada de más ayuda internacional .

Incidente

Cuando todo parecía una visita tranquila y el presidente Morales ya se había marchado del lugar por una puerta lateral, un grupo de activistas vestidos de bomberos comenzaron a gritar en su contra, provocando que gente del pueblo y afines al mandatario los acorralen y los increpen: “¿Ustedes vinieron a apagar incendios o a comenzarlos?”, “disfrazados”, “ustedes no han apagado ni fósforo, están limpiecingos”, les gritaban. Los manifestantes exigían que Morales declare desastre nacional.

Más de 2,1 ha quemadas

De acuerdo al más reciente reporte de la Fundación Amigos de la Naturaleza, hasta el 27 de agosto de este año se han detectado más de 2,1 millones de hectáreas de bosques, pastizales y sabanas quemadas en todo el país, lo cual afectó a ocho áreas protegidas.

La mayor parte de esta superficie se concentra en el departamento de Santa Cruz, con más de 1,4 millones de hectáreas, seguido del Beni, con 640.000 hectáreas.  En Santa Cruz, la región con mayor extensión de área quemada es el municipio de San Matías (321.088 ha), seguido de Charagua (289.803), San Ignacio de Velasco (209.493), Puerto Suárez (137.340), San Rafael (137.340), San José de Chiquitos (110.622), Roboré (95.742) y El Carmen Rivero Tórrez (83.896).