Escucha esta nota aquí

Hace tres días había regresado de Chile, donde se fue en busca de trabajo con un familiar; sin embargo, en estado de ebriedad decidió volver a su colegio Mateo Kuljis, pero entró armado con un revólver y al salir no dudó en hacer disparos, y por milagro no impactó en la humanidad del profesor de Educación Física, Alexander Susano Alvis Guzmán.

Todo sucedió alrededor de las 17:00 del miércoles, cuando la puerta principal estaba abierta. En el interior en la cancha, el profesor de Educación Física dirigía junto con otros maestros los ensayos   del concurso de bandas para el centro educativo del barrio Campo Rosa, del kilómetro seis de la doble vía a La Guardia.

“Yo pasaba clases con la promoción en el ensayo para el concurso de banda. Tocó el recreo y el regente empieza a dar vueltas. Yo me percato de que entró un alumno y le digo dónde está yendo usted. Lo vi con los ojos rojos y estaba en mal estado. Lo agarré para sacarlo a la calle y primero pasé por la dirección. Después lo solté en la puerta principal de afuera y me di la vuelta para entrarme al colegio, cuando escuché el disparo”, dijo el maestro.

Luego otros educadores y el regente, al escuchar la detonación del disparo, salieron, pero el joven ya no estaba. Caminaron a media cuadra y allí lo encontraron. Estaba escondido en la casa de unos familiares, hasta donde ingresaron los policías de la comisaría de la radial 17 y medio para proceder a su captura. 

Fue encontrado con el arma, que le fue incautada, con al menos 16 proyectiles. El hecho causó temor en todo el alumnado.

Con el arma en la mochila
El joven entró de traje deportivo y con una mochila. Nadie imaginaba que llevaba un revólver calibre 22 con varios proyectiles.

El profesor de Educación Física reconoció al joven como un exestudiante del turno de la mañana que fue expulsado hace tres años por mala conducta. Desde aquella vez no fue visto por la zona.

El profesor Alvis manifestó que la expulsión del estudiante se debió a su mal comportamiento y, al parecer, a su adicción al consumo de marihuana.

Una de sus tías acudió a la Policía y reveló: “Hace tiempo que no veía a mi sobrino y lo único que sabía sobre él es que llegó hace tres días de Chile, donde viajó junto a su padre. Yo quedé sorprendida y no sé cómo pasó esto”.

Calló ante el fiscal

El colegio Mateo Kuljis a través del profesor que fue agredido y el regente del establecimiento, presentó una denuncia formal por el delito de amenazas e intento de homicidio. 
El exalumno E.R.R., a la hora de declarar ante el fiscal Saúl Rosales, se abstuvo e hizo uso de su derecho al silencio.

Sin embargo, la investigación está encaminada por el delito de portación de arma, amenazas e intento de homicidio. El joven se presentó sin abogado. 

Para fiscalía, joven tiene problemas
En base a los informes policiales tras las primeras pesquisas, la Fiscalía, a través de Saúl Rosales cree que el joven al parecer tiene problemas de  la adicción de alcohol o tal vez otra clase de droga.
Saúl Rosales sostuvo que el joven estaba en poder de un arma y que fue muy peligroso que ingrese armado a un centro educativo y en estado inconveniente. “Gracias a Dios no hubo víctimas y eso es lo más destacable”, dijo el representante del Ministerio Público; sin embargo, el agresor será presentado ante un juez cautelar y el fiscal Saúl Rosales lo imputará por delito de tenencia y portación de arma, amenazas e intento de homicidio. Pedirá la detención preventiva. 

Comentarios