Escucha esta nota aquí

La exfiscal departamental de Santa Cruz Mirna Arancibia, estaba con una certificación de incapacidad por Covid-19 cuando en su lugar fue nombrado y posesionado en Sucre el abogado Róger Mariaca Montenegro.

Según el documento al que accedió EL DEBER, la Caja Nacional de Salud emitió el 9 de este mes un certificado de incapacidad temporal para la entonces fiscal departamental, Mirna Arancibia Belaunde, hasta el 29 de junio. Por lo tanto, el mismo le concede 21 días de incapacidad por haberse establecido que dio positivo a coronavirus.

Sin embargo, el viernes 12 por la mañana el fiscal general del Estado, Juan Lanchipa, posesionó como fiscal departamental de Santa Cruz al abogado Róger Mariaca Montenegro.

En contacto telefónico con medios de comunicación Mirna Arancibia confirmó que estaba en su domicilio asistida con protocolos médicos al haber dado positivo a Covid-19.

Arancibia confirmó que sólo recibió una llamada "desconsiderada y de amedrentamiento" del jefe de comunicación de la Fiscalía General de Sucre, José Luis Tarquino, haciéndole conocer que ella ya no era fiscal departamental.

El día de la posesión de Róger Mariaca, Mirna Arancibia, postrada en cama, seguía siendo fiscal departamental al no haber sido notificada legalmente en persona como manda la norma. Además, reveló que unos tres días antes que la Caja Nacional emita el certificado de discapacidad temporal, ella se comunicó con autoridades de Sucre para informar que dio positivo a Covid-19.

En horas de la tarde del viernes 12 un funcionario de la Fiscalía llegó a su casa para notificarla mientras guardaba reposo. 

El nuevo fiscal posesionado Róger Mariaca llegó de Sucre el sábado, acudió a la Fiscalía y exigió las llaves para entrar a su despacho. Al mismo tiempo pidió retirar de la oficina los efectos personales de Mirna Arancibia.

Varios fiscales consultados por EL DEBER, pero que pidieron reserva de su nombre por temor a represalias, manifestaron que el cambio repentino es un hecho de menosprecio y de total desconsideración a la autoridad de Mirna Arancibia, que estaba con incapacidad por problemas de salud.

El diputado Tomás Monasterio calificó el hecho como un abuso, atropello y cálculo político. Dijo que en este caso la prueba es contundente, pues Mirna Arancibia tenía certificado de incapacidad por ser víctima del Covid-19. "Lo correcto en este caso era que la Fiscalía General brindara respaldo total y solidaridad a Mirna Arancibia por encontrarse postrada en cama, pero en lugar de eso la destituyen ilegalmente y con prepotencia. Esto es un abuso y un atropello sin límites, esto sí que es hasta un atentado a la salud y a la vida", expresó Monasterio, que ha pedido un informe sobre este proceder a la Fiscalía General.