Escucha esta nota aquí

Desde inicios de mayo hasta agosto, una exfuncionaria municipal fue víctima de un supuesto acoso sexual por parte del actual secretario de Salud de la Alcaldía, José Eli Camacho. Hoy, la alcaldesa interina, Angélica Sosa, solicitó respetar los resultados de las investigaciones por el respeto a las familias.

Sosa dijo que se realizará un proceso interno. "No puedo dañar la dignidad de nadie, cada persona representa a una familia, siempre voy a estar al lado de la mujer, pero esto debe seguir el proceso de investigación".

La alcaldesa interina indicó que la secretaria de Desarrollo Humano, Rossy Valencia, está a cargo de la investigación junto con la Secretaría de Transparencia.

EL DEBER intentó comunicarse con Camacho, pero no respondió las llamadas ni los mensajes de texto.

La víctima contó a EL DEBER que los hechos sucedieron durante casi tres meses y que, la gota que rebalsó el vaso fue cuando el denunciado la convocó a una reunión en las oficinas de la Secretaría de Salud, un sábado por la tarde, pero que al llegar al lugar, no había nadie más que ella.

"Me agarró la pierna y luego intentó besarme, quitándome el barbijo a la fuerza. Le dije que se calme y que respete a su familia", contó la denunciante.

La víctima indicó que esto fue informado a la alcaldesa interina y que ella habría solicitado pruebas de lo sucedido. La denunciante fue retirada de su puesto de trabajo, por lo que este martes 25 decidió realizar la denuncia.

"No me querían tomar ni la declaración. Les dije que no porque él sea un alto funcionario municipal podía quedar impune. Finalmente, pude realizar la denuncia. Ayer él se presentó a declarar voluntariamente y hoy, cuando lo convocaron, fue pero se abstuvo de hablar", contó.