Escucha esta nota aquí

La debilidad física de la exministra de Salud Eidy Roca es evidente. Al hablar, se percibe las secuelas del Covid-19 que aún perduran, pero ni la enfermedad ni el proceso judicial que le siguen por el caso respiradores logran doblegar su coraje, indican sus allegados.

"Voy a dar siempre la cara y me voy a defender. No tengo nada que ocultar, no tengo nada que temer", dijo este viernes la exministra Roca en las puertas del Comité Pro Santa Cruz, lugar al que acudió para participar, vía virtual, de la audiencia de medidas cautelares programada para esta jornada, en el marco del proceso que le sigue el Ministerio Público por el caso de la compra de respiradores chinos.



La exministra destacó la labor del Comité Cívico, que se ha convertido en resguardo y refugio para quienes se sienten perseguidos injustamente por el Gobierno. “He recibido el apoyo de todas las instituciones, y considero que este proceso está dirigido políticamente”, manifestó Roca.



La Fiscalía está pidiendo la detención preventiva de la exministra Roca. Ella, a través de sus abogados, niega la participación en la compra de los respiradores y alega que la operación se realizó antes de que ella asuma el cargo. 

A la salida de las instalaciones del ente cívico, Roca señaló que la audiencia fue suspendida debido a una falla en la notificación de una de las partes. Sin embargo, y a pesar de la solicitud de la fiscalía, Roca asevera que saldrá adelante "de todas estas injusticias".

“No tuve ninguna injerencia política; sin embargo, el haber sido parte del gobierno de la señora Jeanine Áñez (es motivo del juicio). Yo lo considero  un acoso político”, denunció.

Comentarios