Escucha esta nota aquí

Jessica Vega/ EL DEBER

La expresentadora de noticias Vanessa Morón Jarsún denunció al juez Primero de Familia, Eddy Alexander Galarza Cabrera, ante el Consejo de la Magistratura por prevaricato y favorecimiento a su exesposo, por emitir una resolución que da guarda compartida de su hijo de un año a pesar de que existen demandas penales.

Morón dijo que su denuncia en contra del juez ya fue admitida y espera que se lo notifique, aunque teme que en estos días dicha autoridad emita otras resoluciones que vulneren el bienestar de su hijo por los horarios en la tenencia compartida con su exesposo.

¿Dónde se ha visto que un juez otorgue guarda compartida cuando mi bebé es de un año y es un lactante todavía? El juez no ha valorado eso, incluso yo tengo que salir del trabajo a darle pecho a mi bebé y creo que al juez no le importa ni siquiera que existen demandas de por medio”, se quejó.

El calvario de la expresentadora viene desde el 15 de octubre de 2020, cuando Morón se separó del que entonces era su esposo Fernando G.U. “Desde ahí no tengo paz, porque él me denuncia por abandono de hogar ante la Felcv, la Felcc y hasta en la Defensoría. ¿Acaso abandono es cansarse de los maltratos y abusos y que te pateen la puerta cuando estoy dando de lactar a mi hijo?”, manifestó Vanessa.

Al ser demandada por su expareja, Morón decidió realizar una contrademanda en contra del padre de su hijo por las resoluciones que dictó el juez Primero de Familia de conceder una guarda compartida en diferentes horarios, en las que autoriza al demandante a recoger a su hijo.

“Lo más irónico es que en la audiencia del 12 de mayo, ante una segunda denuncia que interpone el papá de mi hijo, nosotros respondemos, pero igual cita a una audiencia y se interpone una guarda compartida habiendo de por medio una apelación pendiente”, explica Morón.

Sin embargo, el 8 de enero de 2021 ella renunció a la orden de protección y se comprometió a no iniciar ninguna acción legal en contra de su exesposo, a fin de que este recoja a su hijo desde la puerta de su casa y no así desde la portería del condominio donde actualmente vive.

“Vengo con estos problemas legales desde diciembre, no entiendo como el juez da la guarda compartida cuando ninguna de las partes lo solicita. Pero sobre todo, los derechos de mi hijo son vulnerados porque tengo que sacarlo a veces a medio dormir o en pleno frío y lluvia, porque su padre me escribe diciendo que no quiero que vea a su hijo”, detalló.

La expresentadora relató que la última audiencia, hasta el propio juez ejerció violencia sicológica en contra de ella, y también su expareja la amenazó delante de Galarza, diciéndole que le va quitar a su hijo.

“No puedo concebir que un juez me amenace acusándome de que yo ejerzo violencia en contra de mi hijo y que supuestamente no estoy permitiendo que vea a su padre”, dijo consternada.

En los memoriales que presentó Vanessa, pidió al juez que se manifieste por los horarios de visita que le impuso, sin considerar que su hijo aún es un bebé lactante y lo tiene en su poder entre seis y hasta doce horas.

“A veces se lo lleva por 6 o 12 horas, a mi hijo aun le doy de lactar y ni siquiera sé qué le da de comer ni nada. Él tiene un chofer y lo que hacemos es que mi madre, una persona mayor camine más de dos cuadras hasta la portería para entregarlo. Tengo videos y pruebas que se lo lleva no en buenas condiciones”, dijo.

La afectada asegura que las determinaciones que dicta el juez siempre favorecen a lo que pide el padre del niño, y las pruebas que ella presenta no son tomadas en cuenta. Y considera que el régimen de visita abierta dictado, en el que el padre puede recoger al niño de 8:00 a 20:00, sin especificar las horas, es lo que la tiene en vilo.

“Tengo que dejar de trabajar y mi madre corre a entregar a mi hijo en portería, porque él no avisa cuando va. Aparece y uno tiene que alistar al bebé, pero él no quiere esperar ni dos minutos y se agarra de eso para decir que no quiero que vea a su hijo.

" Jamás le negué que lo vea porque es su padre”, expresa Vanessa y cuenta que su mayor temor es que el padre de su hijo logre quedarse con la tutela.

Pidió a las autoridades actuar de oficio y expresó que “tengo que salir golpeada para que me tomen en cuenta, me vi obligada a ventilar mi vida privada, pero una madre por su hijo hace todo. No quiero que se sigan vulnerando sus derechos ni los míos”.

Las oficinas del juez Galarza, ubicadas cerca del primer anillo en la capital cruceña, estaban cerradas esta jornada, por lo que no se pudo ubicarlo para conocer su versión.

En la ventanilla de su despacho había un comunicado del Tribunal Departamental de Justicia que establecía nuevos horarios de atención.

“Con el objeto de evitar aglomeraciones de personas, los días martes 25 y jueves 27 de mayo de 2021, asistirán presencialmente a sus fuentes laborales los servidores públicos de Salas, Tribunales, Juzgados pares; los días miércoles 26 y viernes 28 los impares”, decía el comunicado.

Comentarios