Escucha esta nota aquí

Un derrame cerebral lo arrebató de este mundo. Eran las 13:30 cuando el secretario ejecutivo de la prensa de Camiri, Luciano Paniagua, recién pudo ser derivado al hospital San Juan de Dios, después de una serie de dificultades para evacuarlo a Santa Cruz de la Sierra. Estaba delicado. Había ingresado a un  estado de coma y los médicos trataron de estabilizarlo, pero ya era tarde. El hombre no aguantó y perdió el aliento.  

La información fue dada vía teléfono por la hija del infortunado dirigente, que acompañó a su padre en las últimas horas de su vida. Ella se comunicó con el periodista Marco Antonio Espinoza y este inmediatamente se movilizó para que el cuerpo de Luciano retornara a Camiri en la misma ambulancia que lo llevó hasta la urbe cruceña.

Sus colegas, trabajadores de la prensa, estaban movilizados y encaraban una campaña para reunir los fondos que permitirían paliar en algo los gastos del tratamiento de un paciente en esas condiciones, ya que la situación económica de la familia de Paniagua es precaria. Ahora, todos están desconsolados.