Escucha esta nota aquí

San José de Chiquitos llora la muerte del sacerdote Hubert Fleidl, que falleció este martes en este municipio de la Chiquitania cruceña. El religioso era muy querido en la región a la que llegó en 1959 para no retornar jamás a su natal Austria.

En los 62 años que vivió en la comunidad fue condecorado con la Cruz Misional, máximo galardón que otorga el gobierno municipal a las personas que destacan por su aporte a la sociedad josesana. Su gran labor hizo que las autoridades coloquen su nombre a una de las principales avenidas de esta población.

Fleidl dejó de respirar a las 17:00 en el hospital municipal donde estaba internado en pleno proceso de recuperación después de soportar una cirugía de columna.

 El ‘Tata’ Hubert, como le decían, pidió en vida que lo enterraran en San José al que consideraba como su pueblo. El próximo 15 de mayo iba a cumplir 90 años de edad.

El cariño por el sacerdote se acrecentó cuando se negó a moverse de San José para ser trasladado a una población de la provincia Cordillera. Desobedeció la orden de la Iglesia respaldado por la población, que en su momento hizo vigilia para evitar su salida.

Por esa razón fue castigado durante 18 años. En febrero de 2017, el obispo de la diócesis de San Ignacio de Velasco, monseñor Robert Flock, restituyó los derechos sacerdotales del padre Fleidl, acción que fue celebrada por los fieles de San José de Chiquitos.

En las próximas horas se definirá donde será sepultado, ya que muchas personas han comenzado a pedir que sus restos descansen en los predios del Conjunto Misional.


Comentarios