Escucha esta nota aquí

"Morir por falta de aire es una de las peores muertes que pueden existir", dice el intensivista Érick Arnez, del hospital Alfonso Gumucio Reyes, de Montero, donde esta madrugada perdió la vida, en la Emergencia, la mamá de la enfermera Teresa Núñez.

Con ella, ya van tres miembros de la familia de Teresa que mueren por coronavirus: su esposo, su suegra y hoy su madre. Núñez también dio positivo al Covid-19 y se encuentra aislada, sin poder asistir al sepelio.

Su hermana y su nieto de dos meses de edad también dieron positivo y aunque a su hijo no le quisieron hacer pruebas, lo medicaron 'por si acaso' ante la presencia de algunos síntomas.

La mamá de Núñez falleció esperando que habiliten un espacio en el hospital de tercer nivel de Montero, las autoridades prometieron que estaría atendiendo desde este lunes 18. Sin embargo, en la espera, la respiración de la fallecida oscilaba entre un 45 y 85 de saturación, lo que ya era un mal augurio. "Ella prácticamente agonizó desde el jueves 15 en la noche. Fue mucho el sufrimiento", lamentó Arnez.

Núñez denunció a EL DEBER que además, al internar a su madre, hicieron firmar a sus familiares un documento en el que aceptaban que no sea reanimada ni intubada en caso de agravarse la situación.

Teresa Núñez es enfermera auxiliar en la Maternidad del hospital Alfonso Gumucio Reyes.