Escucha esta nota aquí

Hay 105 chicos con discapacidad profunda en el hogar Teresa de los Andes. Muchos no pueden moverse y son incapaces de alimentarse sin ayuda. Algunos incluso se alimentan por sonda. A esto se ha sumado la dificultad que hay para recoger víveres y dinero de todos los donantes, que son los que sostienen este centro de acogida. 

Se trata de chicos con las defensas siempre endebles por su condición, así que necesitan, proteínas diariamente, según explica el hermano Fausto. "No se mueven mucho, así que necesitan mantener sus músculos y fortalecer sus defensas con las proteínas", cuenta el responsable del hogar. 

Leche, huevos, carne y pollo son vitales para mantenerlos con buena salud. Además se ha creado un protocolo estricto para protegerlos de la pandemia. Al entrar, con un aspersor se aplica alcohol en todo el cuerpo del trabajador o visitante. Los zapatos son desinfectados en una solución de lavandina. Los vehículos también son desinfectados. Por esto, se necesita alcohol líquido y lavandina

La mayoría de los donantes no son personas con mucho dinero, sino ciudadanos de clase media, así que el hermano Fausto teme que en un par de semanas -debido a la cuarentena- a ellos también les haga falta dinero y por lo tanto no puedan donar

Cualquier contacto se puede realizar a los teléfonos 72162950 (hermano Fausto) y 71346600 (hermano Ludwig). Hay dos números de emergencia que la gobernación habilitó para enviar donaciones: 800148139 y 168

Según explica Duberty Soleto,  director de Políticas Sociales de la gobernación, algunos hogares tienen vehículos para recoger las donaciones, pero es posible pedir ayuda a la gobernación. "Tenemos un vehículo con pase de circulación para apoyar. También salieron sus cheques para que puedan hacer las compras", asegura. En el departamento hay 71 hogares que acogen a personas con diferentes problemas. Los que acogen a niños huérfanos son 41. 

Los hogares Virgen de Fátima, Santa Cruz, Mano Amiga, Madre María, María Inmaculada, San Lorenzo, Hogar Padre Alfredo, así como varias familias con discapacidad visual recibieron alimentos por parte del municipio. Se entregaron verduras y abarrotes a las Oficinas del Adulto Mayor y Personas con Discapacidad. Rossy Valencia, secretaria de Desarrollo Humano, mostró las actas de entrega de estos alimentos, distribuidos entre el 25 y el 27 de marzo. Sin embargo, toda donación es siempre bienvenida. 

EN LA CALLE Y SIN COMIDA

Las personas en situación de calle y algunos malabaristas de las rotondas vieron acentuada su necesidad de alimentos por la cuarentena. Eso obligó a varios ciudadanos argentinos a buscar ayuda en su consulado para conseguir alimentos. 

Enterados de la situación, los voluntarios que cooperan con el hospital Oncológico llevando almuerzos diariamente para familiares y padres de pacientes, activaron su red para apoyar una decena de argentinos que tienen dificultades para conseguir comida. 

Según explica el cónsul Roberto Dupuy, diez personas en Santa Cruz y dos en Montero requieren de ayuda. Suelen concentrarse en diversos puntos de la ciudad, lo que dificulta llevarles las raciones, así que una voluntaria ofreció comida diaria para ellos. Lietzer Zenteno, de la organización Esperanza de Vida, puede prepararles comida en la zona de Equipetrol. Es complicado y poco recomendable, debido a la pandemia, recibirlos en la casa, donde hay niños.  Sin embargo, considera que podrían permanecer en un parquecito cercano a su casa. 

Dupuy está en contacto con un restaurante, que solidariamente está considerando activar su cocina para brindar los alimentos. Si se concreta esa posiblidad, los argentinos pueden ser trasladados en el vehículo oficial del consulado hasta el restaurante. "Se puede hacer esto con una lista y obviamente, tienen que ser argentinos", aclara. 

Duberty Soleto asegura que el tema será tratado por la gobernación el lunes. Es posible reabrir un albergue en la zona de Santa Rosita, que ya se utilizó para acoger a quienes quedaron varados durante el paro de 21 días. Para poder hacerlo necesitan personal de cocina y de apoyo. 



Comentarios