Escucha esta nota aquí

Los familiares de los dos hombres que fueron victimados a balazos la madrugada de ayer en el karaoke El Casino, de Yapacaní, aparecieron para pedir justicia y dar con el paradero de los autores del doble crimen.

Según la Policía, dos sujetos encapuchados irrumpieron en el local nocturno para luego disparar y matar a Ramiro Aramayo Aramayo y a Snaider García Oropeza, además de dejar heridas a cinco personas más.

La tarde del sábado, Elena Oropeza Cazón, madre de Snaider García Oropeza, de 20 años, acudió a la Policía. En su denuncia asegura que el único error que cometió su hijo fue acudir a un lugar equivocado donde no debía ir. 

La mujer pidió la búsqueda y detención de los autores del crimen, que continúan prófugos. Dijo que su hijo había concluido, hace poco, el servicio militar y que durante la cuarentena ayudaba a la familia a trabajar en el chaco.

Asimismo, la hermana de Snaider García dijo que la noche del viernes uno de los amigos del fallecido fue a su casa en una vagoneta Noah y le insistió para que fuera al karaoke. "Mi hermano no quería ir", contó a tiempo de afirmar que recogieron el cuerpo de su familiar para darle cristiana sepultura.

Con los datos aportados por la familia, la Policía hizo las pesquisa y logró encontrar el vehículo Noah.

Antecedentes penales

En las investigaciones, la Policía registra que el fallecido Ramiro Aramayo Aramayo tenía antecedentes penales. En julio de 2019 fue vinculado al asalto de una propiedad en la localidad de San Carlos. Los asaltantes armados ingresaron a una propiedad privada, golpearon al dueño y se llevaron dinero y armas. Cuando escapaban, se enfrentaron a balazos con policías, incluso hiriendo a un uniformado. 

Luego de este hecho, Ramiro Aramayo fue detenido y enviado a la cárcel, pero logró recuperar su libertad.


El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Rubén Barrientos, informó que se trata de una investigación complicada y los agentes trabajan para esclarecer el violento hecho. 

Se maneja la hipótesis de un ajuste de cuentas. Hasta el momento fueron arrestadas cinco personas, pero con fines de información.

Las cinco personas heridas fueron trasladadas primero a un hospital municipal de Yapacaní, luego los familiares los trasladaron a centros médicos privados. Dos de ellos, un hombre y una mujer, fueron ingresados en la clínica Niño Jesús de Yapacaní, pero ayer recibieron el alta médica y se fueron a su domicilio. 

El médico Pablo Orihuela dijo que les hicieron curaciones, pero las heridas de bala no dañaron órganos vitales y las lesiones fueron leves.

Las autoridades municipales de Yapacaní clausuraron de forma indefinida el karaoke El Casino por abrir sus puertas en plena cuarentena, violando las disposiciones de la Alcaldía.

Comentarios