Escucha esta nota aquí

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) considera un robo "poco común" el que se registró la noche del lunes en el Hospital Obrero de la Caja Nacional de Salud (CNS), conocido como el de las 400 camas, de donde tres ladrones lograron llevarse 10 equipos de endoscopía, cada uno valuado en al menos $us 50.000

El director de la Felcc, Rubén Barrientos, aseguró que el robo al que denomina curioso y poco común, se produjo desde las 19:00 hasta pasadas las 21:00. Precisó que fueron tres las personas que ingresaron al nosocomio, burlando toda la vigilancia policial y la del personal del centro. 

"Estaban sin armas, rompieron la chapa de una puerta de la planta alta, para luego acomodar los equipos de endoscopía en bolsas y salir como cuando una persona ingresa a un centro comercial y hace compras de la manera más normal", explicó Barrientos.

Los equipos de endoscopía son específicos y son distribuidos por una empresa acreditada y de gran credibilidad. Estos equipos tienen un código y un registro, así como un certificado de nacimiento de una persona, no los compra cualquier persona, pero tampoco a cualquiera le interesaría robarlos. 

El director de la Felcc, basado en las primeras pesquisas realizadas, asegura que si los equipos son específicos, valuados en $us 50.000 cada uno y que no cualquiera los usa y tampoco  los compra fácilmente, "entonces las personas que se los llevaron tuvieron que realizar un seguimiento, conocer perfectamente los ambientes del hospital, para cometer el robo".

La Felcc realiza acciones de rastrillajes y se coordina con personeros técnicos y profesionales que conocen los registros de los equipos, para realizar un seguimiento cibernético hasta ubicar la punta del ovillo y esclarecer el robo que perjudicará a los pacientes que necesitan este tipo de equipos para su tratamiento.