Escucha esta nota aquí

Más de cuatro horas duró la audiencia cautelar de Bismark Vargas López. El hombre, que era expareja de Génesis Espada, es acusado de estrangularla en presencia de su hijo de cuatro años y sin importarle que la joven de 20 años tenía un embarazo de seis meses.

Justamente, fue el niño quien, en la entrevista psicológica, identificó al presunto autor del delito. El caso conmocionó a Yapacaní y, tanto los compañeros de instituto de Génesis como la población en general se sumaron al pedido de justicia que realizó la familia de la víctima frente al edificio de la Policía.

Bismark se entregó a la Policía este sábado, a las 9:00. Tanto él como su familia defienden su inocencia. Vargas señala que a la hora en la que fue atacada Génesis, él estaba con unos amigos en otro punto de Yapacaní, alejado del lugar de los hechos.

Sin embargo, como indicó el fiscal del caso, Walter Cisneros, este argumento no fue suficiente para que la jueza María Luisa Saavedra dudara sobre la posibilidad de su autoría y se inclinó más por las afirmaciones que hizo niño, por lo que Vargas fue enviado con detención preventiva a la cárcel nueva de Montero.

El caso sigue abierto y la jueza le otorgó 150 días al Ministerio Público para que concluya con la etapa preparatoria de investigación y presente al hombre, acusado de feminicidio, ante un tribunal. Esta instancia será la que determinará su situación jurídica en un juicio oral.

El feminicidio 

Agentes de la Policía realizaron el levantamiento del cadáver de Génesis el jueves por la noche de un domicilio del barrio Bibosi, en Yapacaní. La joven, que estudiaba Contaduría General, tenía previsto graduarse en diciembre de este año; sin embargo, su vida fue segada en presencia de su hijo de cuatro años.

El niño se quedó solo con el cuerpo de su madre hasta que su abuelo retornó al hogar, a las 20:00 de la noche, y llamó a la Policía. La hermana de Génesis le dijo a EL DEBER que cuando le mostraron las fotos de los sospechosos, entre ellas la de Bismark Vargas López, el pequeño lo reconoció y detalló cómo la expareja de su madre acabó con su vida.

La asesora de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Yapacaní, Abigail Apaza, señaló que el niño se convierte en testigo presencial y su declaración es clave para lograr que el autor del delito reciba su castigo.

Desde enero hasta la fecha más de 100 mujeres han sido asesinadas en Bolivia. Esto significa que cada 72 horas, según informó esta semana el Ministerio de Gobierno, una mujer muere a manos de su pareja o expareja.

Comentarios