Escucha esta nota aquí

Tras 3 meses de espera, la feria Barrio Lindo retorna a su actividad comercial. Cámaras de desinfección, barbijos y alcohol en gel marcan la nueva rutina que se aprecia. Pasillos con sentido único, para evitar aglomeraciones, forman parte de las medidas asumidas.

Alcaldía y comerciantes elaboraron un protocolo de bioseguridad para que la feria vuelva a recibir a la gente. Un enmallado orienta a los clientes hacia las puertas de acceso que lucen con cámaras de desinfección. 

El secretario de Seguridad Ciudadana, Carlos Méndez, indicó que 100 funcionarios, entre guardias y personal de Espacio Público, se encargarán de hacer cumplir las normas y evitar las aglomeraciones.

El dirigente de la feria, Marcelo Solares, señaló que, entre las medidas dispuestas para garantizar la máxima seguridad de los visitantes, se ha dispuesto un sistema de control de ingreso mediante la medición de la temperatura. “Dos ambulancias y paramédicos estarán pendientes para cualquier emergencia que se suscite”, destaca Solares.

24 asociaciones aglutinan a más de 10.000 comerciantes que atienden en la feria Barrio Lindo. Freddy Vega, dirigente de la Asociación de Comerciantes de Ropa Nacional y de Lana, bloque B, estima que solo un 70% de los asociados abrieron sus puestos hoy. Junto a otros dirigentes, tramitan ante al Alcaldía la posibilidad de volver a abrir la feria el día viernes, en sustitución de los tradicionales sábados que, por ahora, está prohibido.

La jornada, la primera después de que decretó la cuarentena rígida en el país, comenzó muy temprano con el traslado de la mercadería para vender. A las 2:00 de la mañana ya se sentía el movimiento en las inmediaciones de la feria para tener todo listo a primera hora de la mañana. Desde las 6:00, el movimiento se percibió con mayor intensidad, incluso se apreciaba un intenso flujo vehicular en las inmediaciones del cuarto anillo.

El secretario de Seguridad Ciudadana expresó su agradecimiento a los comerciantes que acataron los tres meses de cuarentena y trabajaron de forma conjunta un protocolo que facilitara el retorno de la feria. También recuerda a la población “la importancia de respetar las normas y evitar, entre todos, las aglomeraciones".

El operativo conjunto entre la Alcaldía y la Policía ha impedido el asentamiento de ambulantes en las inmediaciones de la feria. Durante la jornada mantendrán la vigilancia permanente para que se acaten las disposiciones de bioseguridad como el uso de barbijo, la utilización de alcohol en gel o diluido y la circulación unidireccional en los pasillos internos.

La autoridad resaltó el esfuerzo conjunto que están realizando con el sector comercial. En los próximos días se definirá la destino de la feria de invierno