Escucha esta nota aquí

Después de cerca de tres horas de diálogo los representantes de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de la Salud (Fesirmes) y representantes de la Caja Nacional de Salud (CNS) no pudieron llegar a un acuerdo para evitar un anunciado paro movilizado por parte del Fesirmes para el 4 de agosto.

Las explicaciones que realizó el doctor Julio César Suárez, administrador regional de la CNS en Santa Cruz, no colmaron las expectativas de sus afiliados, que piden mayores condiciones para ser atendidos en esta época de pandemia. Presentó un flujograma para que exista mayor celeridad en la atención médica a los profesionales y trabajadores, pero no convenció.

Los afiliados se quejan porque no son atendidos en los hospitales cuando ellos o sus familiares caen por alguna enfermedad. En la actualidad el séptimo piso del hospital Obrero y el hospital de Los Tusequis están a disposición de los trabajadores. En este último se realizó un convenio con la Policía; sin embargo, este viernes se informó que también se atenderá a los del Fesirmes.

Según la versión del doctor Wilfredo Anzoátegui, presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, y mediador en la cita, no está de acuerdo con las movilizaciones, concuerda que los profesionales y trabajadores deben ser bien atendidos por estar en primera línea en esta pandemia.

Anzoátegui indicó que el lunes se volverán a sentar para intentar llegar a una solución entre ambas partes. “El Colegio Médico de Santa Cruz apuesta al diálogo. Confiamos en que se llegue a un acuerdo la próxima semana, porque el problema de la CNS no es de ahora, es de siempre”, resumió.

Por su parte, Débora Gómez, responsable de relaciones pública de la CNS, indicó que este sábado se llamará a una conferencia de prensa para informar detalles de la posición y ofrecimientos de la CNS a sus afiliados.