Escucha esta nota aquí

El Ministerio Público determinó aprehender a una adolescente de 16 años e imputarla por el delito de infanticidio, luego de descubrirse que su hija, de un año y seis meses, murió tras recibir varios golpes en la cabeza. En su defensa, la acusada manifestó a su abogado, que su bebé se le cayó por accidente.

Según el director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Edson Claure, la adolescente golpeó a su hija el pasado 14 de septiembre, porque no dejaba de llorar en el interior de su vivienda, ubicada en la zona de Los Tusequis. A consecuencia de esa agresión, la víctima sufrió hematomas y fue llevada a un centro médico.

La bebé fue diagnosticada con muerte cerebral, motivo por el cual los agentes policiales detuvieron a la madre, por el delito de tentativa de infanticidio. Ayer, el estado de salud de la víctima se complicó y fue trasladada al Hospital de Niños, donde perdió la vida.

Claure dijo que tras la muerte de la niña, el delito  cambió a infanticidio y la Fiscalía determinó la aprehensión de la joven madre. Añadió que el padre, también menor de edad, fue arrestado en calidad de investigado para que declare sobre el caso.

“Durante su declaración informativa la madre se acogió al derecho del silencio; sin embargo, de acuerdo al informe del investigador asignado al caso, cuando realizaban el registro del lugar del hecho, esta habría comentado que provocó las lesiones a su hija porque no dejaba de llorar”, comentó sobre el caso Roger Mariaca, fiscal departamental de Santa Cruz.

De acuerdo a la autopsia médico legal realizada por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), la causa de la muerte de la criatura fue por lesión de centros nerviosos superiores, edema cerebral, traumatismo craneoencefálico severo con fractura de base de cráneo.

Este miércoles, la acusada, en su declaración ante su abogado, dijo que su hija se le cayó cuando la tenía alzada y que a raíz de este accidente sufrió las lesiones en su cabeza.

Comentarios