Escucha esta nota aquí

Esta mañana se realizó un operativo en el municipio de San Julián y sus localidades aledañas para lograr capturar a Hebert Sixto Canaza Sacaca, uno de los sindicados como cabecilla de los encapuchados que secuestraron a policías, periodistas y civiles el pasado 28 de octubre en Las Londras. En esta intervención los efectivos y fiscales pusieron en riesgos sus vidas porque fueron recibidos a tiros, según el Ministerio Público. Sin embargo, desde el Comando Departamental de la Policía, se niega tales extremos y se evita dar información detallada del operativo.

“Esos son los riesgos que nosotros corremos y ustedes pueden ver, y no lo estamos inventando. Ha habido una reacción (de los buscados) cuando se estaba dando cumplimento a las ordenes de aprehensión. Han corrido riesgo las vidas no solo de policías, sino también de los fiscales miembros de la comisión”, dijo Roger Mariaca, fiscal departamental de Santa Cruz.

Mariaca explicó que esta mañana se realizaron allanamientos, autorizados por el juez que lleva el proceso, en propiedades y viviendas de San Julián y de Berlín Los Troncos. Fue en ese ínterin que se vivieron los momentos de tensión, pues al parecer los sindicados estaban enterados que iban a detenerlos.

Sixto Canaza fue presentado en una conferencia en la oficina de la Felcc

Uno de los buscados, Paulino C. V., al darse cuenta de la presencia policial, abordó su vagoneta Toyota Rav 4 y en su fuga por poco atropelló al fiscal, Roberto Ruiz y a los investigadores del caso. Incluso colisionó a los vehículos policiales para escapar. Pero, lo más alarmante, fue que realizó disparo al aire y contra los motorizados de los efectivos.

“La información que tenemos por parte de los mismos fiscales asignados al caso es que habían sido amedrentados, habrían realizado disparos al aire y recibido (proyectiles) sus motorizados. Estos disparos fueron por parte de las personas que lograron escapar (…) Paulino es el nombre de uno de los que había realizado los disparos”, agregó el representante del Ministerio Público.

Hubo varias personas que no tenían mandamiento de aprehensión en su contra, pero que también usaron armas de fuego para ahuyentar a la Policía porque creían que iban a ser detenidos, según comentó Mariaca.

La otra pesquisa se realizó en el barrio Marisca, donde se allanó una vivienda para dar cumplimiento a la orden de aprehensión contra Nicolas R. T., pero este no fue encontrado y solo estaban su esposa e hijo. Mientras que Hebert Sixto Canaza Sacaca fue hallado en una propiedad donde se había puesto a buen recaudo para evitar ser capturado.


Además, Mariaca informó que dos policías fueron retenidos por los pobladores que intentaron liberar a Sixto. Uno es el comandante de San Julián, Nicanor Corcuy, y el otro un uniformado que se bajó de un vehículo oficial a cambiar una llanta que había sido alcanzada por una bala.

Por su parte, el comandante departamental de Santa Cruz, Erick Olguín, negó que la existencia de policías “secuestrados” y dijo que todos los efectivos destinados en San Julián están desempeñando sus funciones de manera normal. Asimismo, evitó referirse a los disparos realizados por los pobladores y no dio detalles sobre los operativos de capturas.

Sin embargo, Olguín confirmó que los sindicados se habían enterado de las pesquisas, pues dos lograron darse a la fuga y añadió que serán buscados para que sean puestos ante la justicia, para ser sancionados por los delitos que se les acusa.




Comentarios