Escucha esta nota aquí

La Fiscalía presentó ante el Juzgado Décimo Segundo de Instrucción Penal, la imputación formal contra el propietario de la importadora Multipartes, Francisco J. M. C., por los presuntos delitos de estafa agravada, engaño en productos industriales, fraude comercial, falsificación y aplicación indebida de marcas y contraseñas.

Este proceso se inició por la denuncia de la concesionaria de vehículos Toyosa, representante exclusivo de la marca Toyota en Bolivia, luego de que se diera cuenta que Multipartes estaría “importando y/o fabricando y además comercializando repuestos pertenecientes a vehículos de la marca Toyota”, según se lee en un documento del Ministerio Público, que forma parte de los expedientes del caso.

El viernes 10 de septiembre una comisión de fiscales allanó cinco sucursales y una bodega de la importadora de repuestos de vehículos en la capital cruceña y secuestró varios repuestos de autos, que están siendo analizados por especialistas, para identificar si son falsos o fueron modificados para ser vendidos. Además se encontraron varias bobinas de envases de plásticos etiquetados con logos de marcas de empresas automotrices que supuestamente se usaban para cambiar los envases de las autopartes y poder venderlas como originales.

Tres días después, el fiscal asignado al caso, Gerardo Balderas, allanó una imprenta ubicada en el Parque Industrial, que producía las etiquetas de plástico, las cuales eran usadas para supuestamente adulterar los envases de las autopartes que se comercializaban en las tiendas de la importara denunciada.

“En una oficina de Multipartes, ubicada entre octavo y noveno anillo de la avenida Cristo Redentor, se hallaron estas bobinas de plásticos selladas con marcas de Toyota, Nissan y Suzuki. También se encontraron las facturas emitidas de la empresa Landívar, donde fueron hechas estas etiquetas. Es por eso que se allanó esta oficina ubicada en el Parque Industrial”, explicó el fiscal.

En la imputación que presentó Balderas ante la jueza Esther Estrella Montaño, del Juzgado Décimo Segundo de Instrucción Penal y Liquidador de la capital, solicita aplicar contra Francisco J. M. C. las siguientes medidas cautelares: presentación ante el Ministerio Público cada 15 días, fianza económica de Bs 50.000, prohibición de concurrir a la empresa Landívar y prohibición de salir del país.

Por su parte, desde la concesionaria Toyosa informaron a EL DEBER que solicitarán a la Fiscalía y a la Justicia que “se cumplan las leyes vigentes en el país, si se determina su detención, deberá cumplirse”.

El pasado 17 de septiembre, el imputado se presentó a las oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en compañía de su abogado y ante los medios evitó entrar en detalles sobre el proceso penal por el cual se lo investiga. “El tiempo va decir quien tiene la razón y quienes cometieron la injusticia. Nada más”, fueron las únicas palabras de Francisco J.M.C. en aquella ocasión.

Comentarios