Escucha esta nota aquí

Fue una falla de seguridad. El sábado, a las 11:00, cuando había un solo educador y un guardia en el Centro Fortaleza, notaron que dos internos de 17 años —uno con meses de ingresado, otro con más de un año— faltaban. Así lo ha relatado ayer Mario Mazzoleni, su director, designado por la Iglesia católica. 

La lluvia y una distracción con otros dos adolescentes internos, cuenta Mazzoleni, pudieron ser la cortina para una fuga que ha puesto en cuestión las medidas de resguardo que hay en este recinto de justicia penal juvenil, delegado a la Iglesia, pero bajo la competencia de la Gobernación en materia de reinserción.

Aunque Fortaleza no registraba fugas desde hacía tres años y medio, siendo solo 30 los que huyeron, de más de 1.000 internos procesados desde 2005, ante el incidente, un apenado director asumió ayer la responsabilidad; eso sí, no sin pedir al Centro Nueva Vida Santa Cruz Mujeres (Cenvicruz), dirección de la Gobernación cruceña a cargo de la seguridad, un refuerzo para su custodia con al menos un guardia más, sobre todo  para los fines de semana. 
 
La Gobernación reacciona
Roberto Sandóval, titular de Cenvicruz, quiso aclarar primero que Fortaleza es un programa que administra la Iglesia, pero bajo competencia delegada por la Gobernación; explicó que la administración de Rubén Costas destinó nueve contratos de personal eventual para este recinto, de los cuáles solo tres presentan servicio de guardia; y que, cuando Mazzoleni eleve su informe oficial por la fuga, se gestionará reforzar con un guardia más e incluso no descartó solicitar la cooperación de policías del Régimen Penitenciario.

En manos de la justicia

El sábado, Pedro Arteaga, el educador de turno, y Juan Aponte, el guardia, no se percataron de las maniobras de fuga. Un video filtrado a la TV por la seguridad del recinto exhibe cómo los jóvenes se escabulleron por un tejado hacia el huerto del patio trasero del centro, antes de saltar la barda. 
Extraoficialmente se conoció ayer que los fugitivos fueron al hogar de la familia de uno de los dos, luego dijeron que iban a la casa del otro, pero desaparecieron. Mazzoleni manifestó que se ha enviado a la Gobernación y al Juzgado de la Niñez y la Adolescencia un informe para que este último pueda ordenar la recaptura. 

Comentarios