Escucha esta nota aquí

Los actos por la efeméride cruceña estuvieron marcados por el luto por los incendios en la Chiquitania, lo que se reflejó con crespones negros y con la iza de las banderas a media asta.

La primera autoridad del departamento, Rubén Costas, quien fue el único que habló públicamente en el acto oficial, enfatizó que la tierra es parte de la identidad cruceña por lo que lo más importante actualmente es garantizar su conservación para dejarla a las futuras generaciones.

También, en más de la mitad de su discurso, rindió homenaje a todos los bomberos que trabajan desde hace más de un mes para sofocar los incendios, en particular ensalzó el heroísmo y entrega de los bolivianos que llegaron desde distintos departamentos, arriesgando incluso su vida, para sofocar el fuego.

“Nunca antes en Santa Cruz sentimos tan fuerte el abrazo de cientos, de miles de jóvenes de toda Bolivia, que dejaron su familia y trabajo para salvar la chiquitania”, expresó.

La primera autoridad del departamento, añadió, pese a la crítica situación que se atraviesa, la cruceñidad celebra el estar en el corazón de todos los bolivianos. “Mi eterno agradecimiento por tantas muestras de solidaridad. Nos sentimos reconfortados, por esa nueva generación que desde La Paz, de Oruro, siente a Santa Cruz como un patrimonio propio”, manifestó, Costas.

Tal como se anunció, los actos por la efeméride cruceña se redujeron solo a dos. Luego de la iza, el Monseñor Sergio Gualberti presidió el Te Deum Ecuménico en conmemoración a los 209 años del primer grito libertario cruceño.

Tags

Comentarios