Escucha esta nota aquí

Según el informe de la Fundación Tierra, los incendios producidos en la Chiquitania afectaron a 720.899 hectáreas (ha) que pertenecen a empresas agropecuarias, lo que representa un 20% de la superficie total (3,6 millones de ha) dañada por el fuego en el departamento de Santa Cruz.

El documento Fuego en Santa Cruz detalla, con datos a septiembre de esta gestión, que la propiedad privada ocupó el segundo lugar como los predios más afectados por los incendios y que, a decir de Gonzalo Colque, director nacional de la Fundación Tierra, esto demuestra una relación con el inicio de los incendios.

“Al tener títulos de propiedad, los propietarios tienen un incentivo legal concreto y un interés económico alto para cambiar el uso del suelo y convertir el bosque en tierras agrícolas o ganaderas. 

Si bien es cierto que el derecho propietario no equivale a autorizaciones de desmontes o quemas, la permisividad legal otorgada por el Gobierno nacional ha creado un escenario propicio para precipitar desmontes y quemas descontroladas”, señala el documento.

Al respecto, desde la Federación de Ganaderos de Santa Cruz volvieron a indicar que la actividad pecuaria no usa el sistema de los chaqueos, debido a que no es rentable quemar los suelos de donde se alimenta el ganado.

Las Tierras Comunitarias de Origen (TCO), con 387.428 ha afectadas (10,7% del total departamental), son el tercer tipo de propiedad más dañadas.

Colque precisó que si bien se puede decir que la mayoría son efectos del descontrol del fuego, este no parece ser el caso de la TCO Monte Verde, en donde se ve un proceso de transformación agropecuaria que tiene lugar en la franja Bajo Paraguá y el Parque Nacional Noel Kempff Mercado.