Escucha esta nota aquí

El gobernador Rubén Costas recibió ayer a los líderes de la X Marcha Indígena en el edificio central de la Gobernación y sentaron las bases para trabajar en un acuerdo que permita atender las demandas de la nación chiquitana, que se mantiene en la vigilia en el atrio de la catedral cruceña. La comitiva, a la cabeza del líder indígena Adolfo Chávez, asistió a la invitación hecha el viernes por el gobernador Costas, cuando los visitó en la vigilia y los convocó a iniciar la mesa de diálogo. 

En el encuentro, que duró poco más de dos horas, se conformaron tres mesas técnicas para trabajar desde hoy bajo tres ejes temáticos: la distribución del 10% de las regalías departamentales, que corresponde a los pueblos indígenas, los proyectos de energía y electrificación para zonas indígenas; y el funcionamiento de la Comisión Agraria Departamental (CAD) para ver el tema de tierra y territorio. 

El asesor de Gestión de la Gobernación, Víctor Hugo Áñez, adelantó que las mesas técnicas trabajarán en instalaciones del Centro de Educación Ambiental (CEA) y lo harán por el tiempo que sea necesario hasta la firma de un acuerdo.

 Con relación a la Comisión Agraria Departamental, Áñez indicó que se les explicará las razones por las que no está operando y qué acciones legales y jurídicas se están siguiendo para que se pueda viabilizar su funcionamiento. “Ellos (los marchistas) son testigos de que en la última convocatoria no hubo cuórum porque no asistieron los representantes del Gobierno nacional, del INRA y de los sectores allegados al Gobierno”, dijo.

También se hablará sobre el pedido de ampliación de la cobertura de energía eléctrica a dos distritos del municipio de San Ignacio de Velasco. El vocero de la marcha, Orlando Socoré, manifestó que mientras dure el diálogo la vigilia se mantiene.