Escucha esta nota aquí

El secretario departamental de Obras Públicas, Hugo Sosa, aclaró la figura administrativa que rige en el convenio entre la Gobernación y la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC). El acuerdo suscrito en 2015 propone que la contraparte financiera de la Gobernación se realizará a través de fideicomisos que otorga el Fondo Nacional de Desarrollo Rural (FNDR).

Sosa considera que la ABC no está bien informada o, en el peor de los casos, “está cambiando las reglas del juego”, puesto que quiere hacer efectivo el pago de Bs 40 millones por concepto de contraparte en la construcción de carreteras.

“En realidad el que ha fallado es el FNDR porque no nos quiere dar esos recursos que ni siquiera entran físicamente al Gobierno Departamental, solamente nosotros damos autorización para el débito o para el pago de las planillas que hacen las empresas”, aclaró.

La Gobernación gestiona ante el Gobierno central la segunda parte de un crédito para afrontar 12 obras de construcción vial en el departamento. Hasta el momento, y desde el inicio de las obras, no se produjo ninguna demora en el pago, destaca Sosa.

De acuerdo a la versión del secretario de Obras Públicas, “la ABC quiere que ahora se page todo con recursos propios de la Gobernación a través de débito automático”. Destaca que esta modificación del acuerdo “es inviable” para la institución.

En este sentido, la autoridad sugirió al gerente de la ABC regional Santa Cruz, David Acebey, que se informe o acceda a una reunión de coordinación con la Gobierno para cerciorarse del verdadero problema que existe en el pago y la paralización de dicha obra El Espino-Charagua-Boyuibe, la cual también es competencia del Gobierno nacional.

Sosa reitera que la mejor forma de solucionar esta confusión pasa por la autorización del Tesoro General de la Nación para el préstamo del monto comprometido, “de acuerdo a una evaluación financiera”.

Comentarios