Escucha esta nota aquí

El secretario departamental de Salud, Marcelo Ríos, propone un mayor control en los ingresos fronterizos como medida para evitar la propagación de la cepa amazónica del Covid-19. También recomienda la vacunación masiva de la población para garantizar la inmunidad ante el riesgo de repunte en los contagios.

Para Ríos, un "cordón de inmunidad" evitaría "el impacto que la nueva variante pueda provocar en Bolivia. En la franja de bioseguridad se incluye a los municipios fronterizos, como San Matías, Puerto Quijarro y Puerto Suárez junto a otros que son vía de ingreso al departamento. En este sentido, señala a Camiri y a San Ignacio como parte del cordón.

La prioridad para la Gobernación consiste en la vacunación masiva de los pobladores de estos cinco municipios. Para ello, se destinarán más de 9.000 dosis de vacunas a los municipios fronterizos con Brasil. Hasta el momento ya se han aplicado 2.000 dosis.




Personal del Sedes trabajando en Puerto Quijarro/Foto: Gobernación de Santa Cruz

El secretario de Salud apela a la responsabilidad del Gobierno central para que se distribuyan más vacunas a Santa Cruz y así se pueda cumplir con la meta propuesta.

A parte de la vacunación, Ríos considera que se debe "fortalecer la vigilancia epidemiológica en todos los municipios fronterizos". La medida pretende identificar de manera temprana los casos positivos y "comenzar los tratamientos antes de que se registren efectos graves de la enfermedad". Un retraso en el diagnóstico supone que "se aumentaría la carga de complejidad en el sistema sanitario".

Hasta el momento, no se ha podido confirmar si en Bolivia se ha detectado casos de la nueva cepa proveniente de Brasil, pues el país carece de "tecnología para la genotipificación de las muestras. Por ello, se han enviado muestras al exteriora.




Comentarios