Escucha esta nota aquí

La Gobernación de Santa Cruz, la Fiscalía, la Defensoría de la Niñez, la Policía y la Defensoría del Pueblo, ejecutaron este jueves un operativo para trasladar a los 103 niños que tenían por hogar las Aldeas de Niños Padre Alfredo.

Duberty Soleto, director del Servicio Departamental de Políticas Sociales (Sedepos), dijo que el operativo se realizó por los múltiples informes sobre la mala situación en la que vivían los niños huérfanos en el centro y precisó que, sobre todo, se buscó cuidar el bien mayor, la buena atención para los menores de edad.

Los niños fueron derivados a varios de los 71 centros que administra la Gobernación y  las Aldeas de Niños Padre Alfredo dejarán de cuidar menores huérfanos, como lo venía haciendo desde 1972.

Con este traslado de los menores de edad, el orfanato que formaba parte de la historia cruceña, tendrá que cerrar sus puertas y la Iglesia católica debe resolver el destino de los bienes que dejó el padre Alfredo Spiessberger en vida.

Equipos de profesionales de la Gobernación trabajarán en los siguientes días para que los niños no tengan problemas en adaptarse a los nuevos hogares a los que fueron llevados; de igual forma se conversará con las 'tías' que los cuidaban para no romper el lazo creado entre ellos y que ayuda a la estabilidad emocional de los niños.