Escucha esta nota aquí

"La lucha contra la pandemia va a ser más larga como ya lo habíamos anticipado", así empezó su anuncio el gobernador Rubén Costas, cuando se esperaba que dé los detalles de un plan para flexibilizar la cuarentena. A 62 días de la cuarentena, Costas anunció que la desescalada se va a dar recién a partir de junio y que el nuevo plan obedecerá a una estrategia propia y no va a arrancar hasta que no se tengan los elementos de seguridad adecuados. 

“Ha llegado el momento de descentralizar la estrategia de lucha contra el Covid-19 y el Estado debe entregar una partida presupuestaria”, subrayó el gobernador en alusión a lo que necesita Santa Cruz para hacer frente a la pandemia, como insumos médicos, equipamiento y recursos humanos.

Costas volvió a hablar de los cuatro pilares: pruebas rápidas, distanciamiento social, uso de barbijos e higiene personal, y seguimiento de nuevos casos, para lo cual exigió del acompañamiento presupuestario pertinente de parte del Gobierno nacional. “El plan no arranca hasta no tener los elementos de seguridad necesarios”, manifestó.

Por lo tanto, la próxima semana se presentará la estrategia construida en base al diálogo con los médicos, sectores productivos, fuerzas del orden y con los municipios cruceños.

“Siempre lo he dicho y lo mantengo. La cuarentena ha salvado cientos de vidas. No podemos seguir indefinidamente en cuarentena, pero tampoco podemos salir a contagiarnos”, subrayó la primera autoridad del departamento.  

Lucha desde varios frentes

El decreto departamental de ampliación del aislamiento tiene vigencia hasta el 31 de mayo y Costas ve probable que la progresión de la pandemia sea igual o peor a la de hoy, con el aditamento de que la ciudadanía estará más cansada por el confinamiento, motivo por el cual considera que el virus debe ser combatido desde varios flancos.

“Creo sinceramente que ha llegado el momento de descentralizar la estrategia de lucha contra el coronavirus y que el Gobierno, después de dos meses de espera, debe proveer una partida presupuestaria para que las gobernaciones y los municipios de riesgo alto puedan implementar estrategias propias. No les hablo de nada nuevo, digo lo que están haciendo los países que están ganando la batalla a la pandemia. Santa Cruz necesita y va a tener una estrategia propia que se basa en estos elementos (pruebas rápidas, distancia social, barbijos e higiene). Y el Gobierno va a tener que ayudarnos con los insumos y equipos que necesitamos”, expresó Costas.

La nueva estrategia departamental se implementará desde el 1 de junio y el gobernador coincidió con la alcaldesa interina, Angélica Sosa, que se hará en consenso con todos los sectores sociales y productivos, con los médicos, con la Policía y con las Fuerzas Armadas.

La estrategia tiene tres objetivos: 

1.- Definir los formatos de la nueva normalidad adecuada.

2.- Establecer las vías para alcanzarla lo más rápidamente posible.

3.- La asistencia a los sectores más desfavorecidos por la situación.

“No podemos permitirnos estar indefinidamente en cuarentena, pero tampoco podemos salir sin que se den las condiciones. Sé que todos estamos agotados, que necesitamos trabajar, pero mi obligación como gobernador es garantizar la salud de los ciudadanos y les pido encarecidamente que me ayuden a hacerlo”, exclamó la autoridad que tuvo una mención para Beni.

“Siento en carne propia lo que está ocurriendo en varios lugares del país, pero especialmente en el hermano departamento de Beni. Desde aquí, quiero enviarle todo nuestro aliento, todo nuestro ánimo al pueblo de Beni y trasmitirle también nuestra angustia de no poder hacer más por la misma situación que también estamos atravesando y las limitaciones que tenemos como región”, manifestó.

Alcaldesa pide aguantar un poco más

La alcaldesa Sosa, señaló que Santa Cruz, al ser una ciudad de más de 2,2 millones de habitantes, no está en estos momentos en las condiciones para abrir la actividad económica. Argumentó que los casos de coronavirus siguen subiendo, lo cual clasifica al municipio como uno de los que tiene el riesgos más altos de toda Bolivia y, abrir bajo estas circunstancias, sería agravar la pandemia y echar por la borda estas semanas de sacrificio de la mayoría de la población que se encerró para preservar la salud y la vida.

“Hemos tenido la advertencia de la OMS que dice que América Latina es el nuevo epicentro de la pandemia; aprendamos de aquellos países que han adelantado el desconfinamiento y el resultado ha sido un repunte en el número de casos y han vuelto a la cuarentena incluso con mayor riesgo. Sabemos y entendemos la necesidad creciente de todos por ir restableciendo las actividades en lo que se ha denominado la nueva normalidad. Por ello, coordinaremos con todos los sectores económicos y sociales de Santa Cruz de la Sierra, para evaluar las condiciones necesarias exigibles, que garanticen el reinicio de las actividades económicas para el mes de junio, haciéndolo de forma gradual y segura”, exhortó Sosa.

Ella opina que el levantamiento de la cuarentena debe ser gradual, priorizando las actividades de aquellas empresas que, por su impacto y capacidad de cumplir las regulaciones, puedan reiniciar sus labores primero que otras. La alcaldesa considera que el reinicio gradual debe darse en junio.

“Sé lo duro que es pedirles unos días más de cumplimiento; no somos ciegos ante lo que pasa en la ciudad”, indico la munícipe y pidió a la Policía y al Ejército que ayuden nuevamente en el control para hacer cumplir las disposiciones.

Al mismo tiempo, dijo que, ante la inminente imposición de la nueva normalidad, se hará valer la autonomía departamental y municipal para emitir los permisos de circulación en Santa Cruz. “Ellos (la Policía) centralizaron los permisos en Santa Cruz y vamos a ver que, en esta nueva normalidad, estos permisos sean a través del COED, en respeto de nuestras autonomías departamentales y municipales”, apuntó.