Escucha esta nota aquí

Después de que el ministro de Obras Públicas, Édgar Montaño, rechazara acudir al diálogo convocado por la Gobernación de Santa Cruz con los bloqueadores de San Julián,  el Ministerio de Planificación también se excusó de participar en la búsqueda de consenso que busca el gobernador cruceño Luis Fernando Camacho.

Y es que la máxima autoridad cruceña convocó al Gobierno central para "dar una solución real a las demandas" de los movilizados que responden a los movimientos sociales afines al masismo y que piden la construcción de la carretera Brecha Casarabe-Núcleo 41, así como el mantenimiento del tramo Los Troncos-Okinawa, entre otras exigencias.

Ante la convocatoria departamental, Montaño le aclaró a Camacho que si lo que busca es gestionar recursos para la construcción de dicha vía, en todo caso debe dirigirse con las carteras de Planificación y Economía. Alzó las manos y optó por no interceder o contribuir en la búsqueda de acuerdo para levantar la movilización, donde los más afectados  por el prolongado bloqueo carretero son los vecinos y transportistas.

​​Sin embargo, la cartera de Planificación fue la primera en alinearse con el ministro Montaño y exponer que la carretera aludida es parte de la red vial departamental, por lo que es un proyecto cuya responsabilidad recae en la Gobernación y no así en el Gobierno central.

Además, desde Planificación informaron que "no se ha recibido del Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz ninguna comunicación relativa a gestión de financiamiento externo", cuyo asunto recae en el ente regional encabezado por Camacho, ya que así lo establece la ley.

Este viernes se lleva adelante el quinto día de bloqueo en San Julián y en medio del intento de diálogo entre la Gobernación cruceña y los movimientos sociales movilizados todavía no hay acuerdo.

Comentarios