Escucha esta nota aquí

El Ministerio de Salud ha solicitado a los Servicios Departamentales de Salud (Sedes) que hagan llegar sus requerimientos de personal para que esa cartera de Estado proceda a la ampliación por tres meses de los contratos de emergencia por el Covid-19 que fenecieron este 30 de septiembre, así lo confirmó este lunes la ministra del área, María Eidy Roca. 

“Se ha solicitado a todos los Sedes un informe técnico del requerimiento o de ampliación de los contratos en función al comportamiento de la pandemia. 

Con ello, se procederá a la renovación por tres meses del personal que sea requerido en función a la justificación técnica de los Sedes”, informó la autoridad nacional en contacto con EL DEBER. Se trata de los cargos que fueron incluidos este año para atender la emergencia sanitaria del coronavirus y que solo en Santa Cruz alcanzan los 700. 

Dichos contratos fenecieron a finales del mes pasado, lo que obligó al cierre de algunos centros de aislamiento y a una redistribución de los ítems a fin de garantizar la atención de los afectados por el virus.

La conclusión de los contratos y el hecho de que algunos profesionales quedaron impagos generó preocupación en el sector salud que, a través de sus tres entes, emitieron pronunciamiento al respecto.

Mientras que el Colegio Médico y la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas (Fesirmes) solicitaron explicaciones a las autoridades sanitarias antes de asumir medidas de presión, la Federación de Trabajadores de Salud ha decretado un paro, de 24 horas, para este miércoles que, entre otros puntos, exige la renovación de los contratos de emergencia. 

El lunes en una reunión en su sede, ubicada en instalaciones del hospital San Juan de Dios, la dirigencia de los trabajadores de salud ratificó la convocatoria al paro que se cumplirá en todos los centros públicos, tanto de la capital como de las provincias. También demandan aumento salarial, jubilación al 100% y más presupuesto para salud. 

Por su parte, el presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, informó que esperan reunirse este miércoles con las autoridades del Sedes para recibir explicaciones sobre este tema Primero vamos a enterarnos bien cuántos son los contratos y por qué han fenecido y, además, qué procedimientos se han seguido para una renovación.

Esperamos una explicación lógica sobre esta situación para luego, en caso de ser necesarios, tomar las medidas que correspondan”, dijo Anzoátegui, al indicar que, si bien ha habido una reorganización del personal con ítems, esto no puede quedar así considerando la posibilidad de un rebrote del coronavirus. 

Por su lado, al Fesirmes le preocupaba que los profesionales afectados con el vencimiento de sus contratos queden impagos. Su ejecutivo, Hernán Jiménez, estuvo ayer haciendo las consultas a autoridades del Ministerio de Salud y, luego, informó que los sueldos del personal de los domos del Hospital Japonés ya fueron cancelados en su totalidad, lo mismo que del hospital de Montero a excepción de cinco que tenían doble percepción o problemas en su documentación.

Redistribución del personal

El director del Sedes, Marcelo Ríos, confirmó el pasado viernes que el 30 de septiembre venció el convenio intergubernativo entre el gobierno nacional y la Gobernación cruceña sobre la transferencia de los recursos de parte del Ministerio de Salud para la contratación del personal para los centros de referencia de atención del Covid-19. 

La autoridad sanitaria comunicó que se han hecho los trámites administrativos con el Ministerio de Salud para que se haga una adenda que permita ampliar los contratos del personal en los diferentes centros de aislamiento Covid-19. 

Sin embargo, para no descuidar la atención mientras esperan una respuesta del Gobierno, Ríos dijo que está haciendo una redistribución del personal con ítems para fortalecer la atención de la terapia intensiva de los domos del Japonés, San Juan de Dios y de Montero. 

Asimismo, informo que el hospital de La Pampa de la Isla se queda con atenciones para consulta general e internación general para pacientes leves y moderados, mientras que el hospital de El Remanso queda solo con el servicio de laboratorio.