Escucha esta nota aquí

Nuevamente el Gobierno volvió a descalificar la marcha de Indígena de los pueblos del oriente boliviano. Según un reporte de la agencia ABI, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, aseguró que la demanda de los marchistas se tergiversó con tintes políticos; sin embargo, dijo que el Gobierno nacional tiene la predisposición de entablar el diálogo.

“Hoy (sábado) hemos escuchado las demandas, pero ya se puede apreciar que se han sumado (otras) personas (…). Las demandas han sido tergiversadas, lo cual obedece más a discursos políticos”, dijo la autoridad.

A decir de Ríos, cuando la marcha partió de Trinidad (Beni), se escuchaban demandas en relación a tierra y territorio; sin embargo, ahora cambiaron de demandas con un contenido político.

“Aquellas demandas que en principio escuchábamos respecto a tierra y territorio ahora tienen un contenido político, se los he manifestado a los dirigentes, que no se debe desvirtuar el objeto de la marcha”, aseveró Ríos, aunque no precisó a qué demandas políticas se refería.

La autoridad indicó que en la última reunión se observó la presencia de personas que no partieron de Beni y que podrían no representar a los indígenas.

Según Ríos, el Gobierno nacional tiene la voluntad de establecer mesas de diálogo y concertación a partir de la presentación de un pliego petitorio.

El sábado, el dirigente indígena, Adolfo Chávez, dijo que este movimiento solo busca que se cumplan lo que dicen las leyes nacionales sobre la dotación y el tema de la tierra. Además, agregó que es necesario que este tema sea debatido en diálogo nacional.

Existe avasallamiento y no se cumplen las leyes de dotación de tierras, necesitamos un diálogo nacional sincero, porque este y los anteriores gobiernos se han estado aprovechando para entregar nuestras tierras a otros grupos: la película está muy clara”, manifestó el líder indígena.

Comentarios