Escucha esta nota aquí

El Gobierno autorizó el uso de recursos económicos remanentes de las gobernaciones, destinados a los hospitales, para la contratación directa de personal médico a partir del 1 de enero de la próxima gestión.

Esta medida se da ante la demanda de las regiones por falta de personal para atender el repunte de casos de coronavirus en el país, aunque aún las gobernaciones tienen pedidos pendientes, entre estos más insumos y equipos.

El secretario departamental de salud, Joaquín Monasterio, indicó que recién se empezó el proceso de verificación de los requerimientos de personal del departamento, para que después de eso se vea cómo se hará la cobertura de los espacios que se requieren. “No es para contratar inmediatamente, recién estamos empezando a conciliar la información”, remarcó.

Monasterio explicó que se firmaron convenios intergubernativos que permitieron la contratación de personal y la compra de insumos, y esos recursos económicos no se gastaron en su totalidad, además, se cumplieron los contratos y ahora se está conciliando para ver cuántos son los recursos que quedan de ese convenio y cuántos se necesita para este nuevo repunte de casos.

Agregó que existe un compromiso para que el Gobierno central asuma los contratos, si es que el remanente de los contratos intergubernativos no cubren la necesidad.

“Hay recursos que son insumos no lo podemos utilizar en contratación de personal, salvo que el Ministerio de Hacienda haga una modificación a la Ley Financial y permita que con estos recursos se pueda contratar. Es una tarea que recién empieza, la debe gestionar el Ministerio de Salud con la información que está llevando de las gobernaciones. Les explicamos que los centros están saturados y necesitamos personal para abrir más espacios de inmediato”, remarcó.

Sobre la modificación a la Ley Financial, el viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, Álvaro Terrazas, anticipó que los nueve gobernadores y directores de los Servicios Departamentales de Salud (Sedes) se reunirán con el Ministro de Economía para exponer los avances y garantizar la ejecución presupuestaria que está incluida en la Ley Financial aprobada por la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) e impulsada por el presidente Luis Arce.

Se autorizó que los recursos remanentes destinados a hospitales que no hayan sido utilizados o ejecutados en un 65% promedio, puedan ser utilizados por las gobernaciones para realizar la contratación directa de personal, especialmente en las áreas críticas”, detalló el viceministro Terrazas.

Sostuvo que prioritariamente los hospitales de tercer nivel en regiones críticas que muestran incremento de casos podrán reforzar la atención médica mediante contratación directa de recursos humanos. Ayer la autoridad se reunió en Santa Cruz el secretario de Salud de la Gobernación para tratar este tema.

La saturación

En lo que va de diciembre, el departamento cruceño bordea los 6.000 nuevos contagios de coronavirus y la curva sigue en ascenso. Este martes hubieron 651 casos nuevos y ocho fallecidos.

Este incremento de pacientes está saturando el sistema de salud, en especial los hospitales de tercer nivel, donde las salas de terapias intensivas tienen un 95% de ocupación, según el Servicio Departamental de Salud (Sedes).

El Colegio Médico Departamental, que recibe informes sobre la situación del sistema hospitalario, advierte que ya no quedan espacios en los nosocomios de tercer nivel y, aunque tienen equipos, no se pueden habilitar más camas por falta de personal; mientras que en los centros hospitalarios de la seguridad social quedan pocas camas. 

El ente colegial señala que solo hay disponibles cinco espacios en el Caja Petrolera de Salud (CPS) y en la Caja Nacional de Salud (CNS) se tuvo que habilitar otro ambiente, ante la saturación.

A esto se suma el subregistro de pacientes con coronavirus. Especialistas creen que hay personas que están padeciendo la enfermedad y no asisten a un centro de salud para ser diagnosticados, por lo que sus casos no ingresan en los registros oficiales. 

Advierten que este grupo es mayor al de la primera oleada, porque la población le perdió el miedo al coronavirus y prefiere tratarse en su casa y solo cuando se agrava acude a los centros hospitalarios.

Saturación del sistema

El director del Sedes, Marcelo Ríos, alertó que en la actualidad el tercer nivel es el más saturado, por lo que la situación empieza a complicarse.

Día que pasa, (podemos) estar a horas de la noticia de (que) alguien muera en la puerta de un hospital”, advirtió la autoridad.

“Hemos tenido problemas el fin de semana y hoy (lunes) en conseguir espacios en terapias intensivas y cuidados intermedios”, agregó.

El presidente del Colegio Médico Departamental, Wilfredo Anzoátegui, también preocupado por la situación, dijo que no hay lugares para internar a un paciente grave. “Creo que estamos peor que en el primer brote y aún no estamos en el pico más alto”, sostuvo.

Anzoátegui detalló la situación de cada uno los hospitales y sus camas de terapias intensivas. Indicó que en el San Juan de Dios dispone de 23 camas de terapia intensiva, pero solo siete están habilitadas y todas ellas copadas; en el Japonés, todas las que dispone están ocupadas. En este nosocomio la situación se complica porque solo uno de los dos domos habilitados funciona con nueve de sus 30 camas, el otro de 44 camas está cerrado; y en la maternidad tampoco hay terapia disponible.

En cuanto a la seguridad social, Anzoátegui detalló que las 29 camas del domo de la CNS están llenas y se tuvo que habilitar un ambiente más. “Se tuvo que pasar a un paciente a terapia del área blanca, es decir, un área donde no había pacientes Covid-19, lo pasaron por la necesidad. Ahora el área será para Covid”, detalló.

En lo que respecta a la Caja Petrolera de Salud, dijo que en el último reporte notificaron que de las 17 terapias, solo cinco quedan libres.

Anzoátegui reconoció que hay más equipos de terapia este año, se lograron instalar en el sistema público en la primera oleada, pero ahora no funcionan todos por falta personal. “Se quisiera atender a todos, pero el recurso humano no da para atender a esa cantidad. No se puede meter a más pacientes porque se los descuidarían”, sostuvo.

En el hospital de Montero también hay terapias, pero está sin funcionar por falta de personal.

El secretario departamental de Salud, Joaquín Monasterio, enfatizó que necesitan de inmediato habilitar más terapias para evitar la saturación.

No podemos esperar. Tenemos la información que en los hospitales ya están saturados y tenemos bajas de médicos, enfermeras y técnicos, que están dejando desprotegidos los hospitales”, alertó Monasterio.

En el primer y segundo nivel hay espacios. Según la alcaldesa interina, Angélica Sosa, hay más de 300 camas disponibles.

Pacientes sin diagnóstico

Anzoátegui proyectó que en enero se podría igualar el pico de la primera ola, es decir, tener más de 1.000 contagios diarios y en febrero -el pico de la actual ola- superar esta cifra, pues el ritmo de contagio semanal cada vez es más rápido y cada seis u ocho días se duplican.

Agregó que sumado a esto preocupa el subregistro de pacientes, se estima que por cada caso diagnosticado hay un subregistro de cuatro que no llegan a los servicios de salud, por lo que silenciosamente siguen esparciendo la enfermedad.

El infectólogo Juan Saavedra, para reflejar la situación tomó como ejemplo solo los casos reportados el pasado lunes. Dijo que ese día se notificaron 483 casos nuevos y de esos por lo menos había 1.600 contactos que ya están enfermos y no se sabe quién los cuida ni qué están haciendo, por lo que siguen en las calles.

“Básicamente solo se tiene registro de sintomáticos, los que tienen tos, fiebre y fatiga. Entonces, Santa Cruz tiene muchos más casos”, sentenció.

Saavedra remarcó que, desde marzo de este año, en el inicio de la pandemia en el país, hay un subregistro porque no se logró implementar un diagnóstico masivo.

El infectólogo Rodrigo Castedo indicó que incluso el subregistro en esta segunda oleada puede ser más alto que en la primera porque la gente ya le perdió el miedo a la enfermedad y se automedica, por lo que no llega al hospital o lo hace cuando ya se complica.

“El hecho que el enfermo tome sus decisiones por sugerencias de amigos nos pueden agravar el subregistro. No olvidemos que con esta enfermedad no todos van a presentar síntomas, entonces algunos toman algo y piensan que eso los curó, cuando en realidad es que la enfermedad no se presentó de manera severa”, remarcó.

Inicia estudio de seroprevalencia de coronavirus en la urbe cruceña

Un total de 100 brigadas recorren desde ayer varias zonas de la ciudad para realizar el tercer estudio de seroprevalencia de coronavirus en el municipio cruceño.

La asesora de Salud del municipio, Fabiola Castedo, remarcó que los brigadistas en total aplicarán 2.000 pruebas rápidas hasta finalizar esta jornada, para así detectar cuáles son los distritos con mayor cantidad de casos.

Castedo explicó que el estudio se realizará en los 12 distritos urbanos y la muestra se toma de forma aleatoria, dividido por grupo etario y por sexo. “Pedirle a la población que colabore porque depende de este estudio para las medidas que se va tomar la próxima semana. Además, vamos a identificar dónde afecta más el virus para así llegar con más medicamentos y mejor atención médica”, remarcó.

En el último estudio se contabilizó que 45.000 personas sufrieron la enfermedad. Además, en ambos estudios se identificó que el distrito del Plan Tres Mil fue uno de los más afectados.

Comentarios