Escucha esta nota aquí

"Acuérdese de que el paro de algunos médicos, acabará el 21 de octubre (un día después de las elecciones nacionales)", dijo Álvaro García Linera, vicepresidente del Estado boliviano, en referencia a la medida que desde hace 53 días lleva adelante este gremio.

La autoridad considera que la movilización tiene un objetivo político claro que es pretender restar votos a la candidatura del MAS, y que esto condiciona el poco avance que hay en las negociaciones que se tiene con el Ministerio de Salud para dar soluciones a la problemática.

"Su objetivo es mantener el paro para debilitar el voto, la actitud de algunos dirigentes están haciendo cálculo político diciendo cómo le quito votos a Evo (Morales)", indicó en entrevista con red Uno.

En respuesta, el vicepresidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui, tildó de "barrabasadas" las declaraciones de García a quien instó a señalar, con nombres, a esos dirigentes que según él son políticos; "si ya están identificados debería decir quiénes son", cuestionó.

Anzoátegui reivindicó el movimiento médico al indicar que lo que su gremio pide es que se den mejoras en el sistema de salud, no solo de equipamientos o ampliación de infraestructura, sino también de ítems para el personal pero dejando un verdadero crecimiento vegetativo y no dando "ítems a colegas que ya vienen trabajando hace años, como lo viene haciendo el Ministerio de Salud".

Dentro de la protesta se pide la institucionalización de los cargos médicos; la abrogación de la Ley 1189 de Prioridad de la CNS; el cumplimiento de la Ley 3131 y su inclusión en la Ley General del Trabajo y el fortalecimiento del Sistema Nacional de Salud.

Pedido de reunión

La ministra del área, Gabriela Montaño, invitó a través de una carta a los representantes de los galenos apra sostener una nueva reunión.

Tal petición será analizada en pleno este martes en el Consejo Nacional que se desarrollará en la capital cruceña.

Marcha hasta el Comando

Los médicos y profesionales en salud han anunciado una marcha este viernes que llegará al Comando Departamental de la Policía. La idea es hacer conocer su rechazo a las acciones violentas que se dieron el pasado miércoles en la gasificación y desbloqueo que se dio en la ruta al norte y que dejó un saldo de siete galenos heridos.

Dentro de los lesionados, quien resultó con mayor afectación fue la enfermera María Elena Huanco que recibió nueve impactos de balines en la espalda, pierna y cuello. Los médicos que la asisten ordenaron diversos estudios en la región del tórax ante una posible contusión pulmonar.