Escucha esta nota aquí

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Roberto Ríos, se reunió la noche de este martes con indígenas campesinos originarios de la Chiquitania, que están más de dos meses en la capital cruceña, mientras que la marcha indígena que partió desde Trinidad, hace más de 90 días, sigue esperando una cita con el presidente del Estado, Luis Arce.

La reunión entre el representante del Gobierno nacional y los chiquitanos fue gracias a la mediación del alcalde de Santa Cruz de la Sierra, Jhonny Fernández. “La primera etapa es ver que en la vía administrativa legal se avance en algunos trámites, desde el INRA u otras instancias del poder Ejecutivo nacional para ir dando solución”, afirmó Fernández.

Agregó que la segunda etapa será en el mes de enero de 2022. El próximo año se instalarán mesas de trabajo para analizar la totalidad del pliego petitorio que tienen las diferentes comunidades. Por ahora la idea es firmar un acuerdo para que los chiquitanos depongan la movilización y retornen a sus comunidades.

Por su parte, Abdón Justiniano, vocero de los indígenas de las 34 naciones, cuya marcha partió el 25 de agosto desde Trinidad, afirmó que la reunión entre el viceministro y los indígenas chiquitanos es una cita “entre masistas”.

“Nosotros estamos 92 días fuera de casa esperando hablar con el presidente que nunca nos atendió, pero el parlamento indígena sigue sesionando. Estamos trabajando con las Naciones Unidas y eso es muy importante”, le dijo Justiniano a EL DEBER.

El dirigente señaló que, probablemente, la próxima semana retornen a sus comunidades, tras la declaración de un cuarto intermedio, para volver a reunirse en febrero de 2022. Por ahora continúan sesionando en los predios de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.




Comentarios