Escucha esta nota aquí


Désther Ágreda, corresponsal

Al finalizar la mañana de este lunes, en las
 afuera de la Casa de la Cultura de Ascensión de Guarayos se registró un enfrentamiento entre gremiales y gendarmes municipales, que dejó como saldo algunos lesionados y contusos.

El hecho ocurrió cuando los comerciantes pedían al alcalde Suizo de Nilson Carrasco que les permita trabajar de lunes a lunes y no hasta los viernes, como lo determina una resolución municipal, debido a la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Todo comenzó cuando un buen número de comerciantes, apoyados por transportistas de dos y cuatro ruedas, llegaron al lugar a concretar una audiencia ya acordada con la autoridad edil; sin embargo, el alcalde, no pudo atenderlos porque participaba en una reunión de emergencia con el Centro de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM).

Luego de un cruce de palabras con los gendarmes, los manifestantes derribaron el portón metálico del local provocando un enfrentamiento. Un guardia municipal resultó herido con golpes de palo y una comerciante sufrió  una herida de consideración en la mano, al cortarse con un vidrio.

Ante el incidente, al alcalde no le quedó otra alternativa que  suspender la reunión del COEM para atender a los comerciantes , quienes insistían en que se modifique la ley para que puedan vender los fines de semana.

Al final, después de una acalorada y prolongada reunión, la comuna determinó que el comercio y el transporte trabaje los sábados y domingos, de 05:00 a 17:00, mientras que, de lunes a viernes, se mantiene el horario de 05:00 a 20:00.