Escucha esta nota aquí

30 segundos de terror, fueron los que vivieron Ángela, y su hija, luego de ser interceptadas por dos delincuentes a bordo de una motocicleta la noche del sábado en la localidad de Guabirá, Montero. Los sujetos intentaron secuestrar a la adolescente de 12 años y al ver frustrado su fin, apuñalaron a la mujer.

"Gracias a Dios pude salvar a mi hija, ésta historia fuera otra si no haya sido capaz de enfrentar al maleante", expresó Ángela N.P., internada en el pasillo del hospital municipal Alfonso Gumucio Reyes de Montero.

La pesadilla que vivió la mujer se registró a las 19:31, cuando estaba caminando con su hija rumbo a su casa, y estando a escasos metros de su domicilio aparecieron los delincuentes en su motocicleta, la interceptaron e intentaron jalar del brazo a la adolescente.

La niña logra zafarse del sujeto y corre gritando ayuda. Ambas mujeres empezaron a clamar por auxilio y a los segundos dos motociclistas y vecinos lograron acercarse al lugar e hicieron que se den a la fuga.

La niña de 12 años no fue secuestrada pero la madre por proteger a su hija, luego de enfrentarse con uno de ellos recibió una apuñalada en la espalda, cerca del riñón, pero afortunadamente  no fue afectado ningún órgano. 

"Estoy con impotencia de no poder hacer más nada, de no agarrarlo al maleante porque era un jovencito", señaló.

Recuerda que el delincuente saltó de la motocicleta, agarró del brazo a la niña para subirla al vehículo y al ver que la mamá se enfrentó a él, la hirió con un cuchillo. La resistencia de la mujer hizo que el sujeto caiga y éste siga hiriéndola en la pierna. Finalmente huyó con su cómplice.

"Escaparon por una calle oscura, pido a las autoridades que hagan algo. No fue un robo, era un secuestro lo que querían cometer. A mí no me robaron ni el celular, no me jalaron la cartera, todo lo tengo intacto, querían raptar a mi hija", manifestó acongojada.

La denuncia fue sentada por los familiares de la víctima en la Policía, pero en un principio la tomaron como un robo, ante la insistencia de la víctima de que se trató de un intento de secuestro, cambiaron la demanda y volvieron a tomar la declaración.

La víctima -que se encuentra internada- sufrió una herida de tres centímetros de profundidad, se encuentra estable, pero permanecerá en observación.

"Queremos que tomen cartas en el asunto, que nos escuchen. A la Policía que reciba la denuncia cuando alguien denuncia un caso y no esperen que sea grave, y a la Alcaldía que pongan luminarias", exclamó.


Comentarios