Escucha esta nota aquí

Tras la decisión del Comité Cívico y de otros sectores sociales de Santa Cruz de levantar el paro multisectorial, un grupo de personas se movilizó anoche para cuestionar al presidente de la entidad, Rómulo Calvo; exigió su renuncia y anunció que continuarán con la medida. 

Algunos de los movilizados se presentaron como parte de la Unión Juvenil Cruceñista, pero esta entidad negó, en un comunicado, ser parte de la ruidosa movilización de protestas.

El grupo ingresó a las instalaciones el Comité, pero para ese momento ya no estaba Calvo en el lugar. Otros ciudadanos se presentaron como parte de las plataformas activistas que mostraron su descontento contra la decisión que se asumió de dejar sin efecto el paro movilizado. Alguno de ellos demandó un cabildo y hubo un momento de tensión con detonaciones de petardos al interior de la casa de los cívicos.

Después de varios minutos de tensión y discusiones entre activistas, el grupo aseguró que no tomaría acciones violentas. Efectivos del grupo Delta de la policía estuvo a más de 100 metros del lugar, pero luego se retiró.

Algunos manifestantes llegaron a denunciar la presencia de “infiltrados” y otros convocaron a mantener los bloqueos, a tiempo que parte de la ciudad levantaba la protesta

“Levantamos el paro indefinido a partir de este momento y nos declaramos en emergencia y movilización permanente. Sabemos que un paro indefinido no se sostiene sin unidad y sin la participación de todos, esperamos seguir coordinado con el sector gremial y el sector transporte para continuar con la participación de ellos en las acciones que sean necesarias”, explicó, más temprano, Calvo al anunciar la decisión de desactivar la medida.

Poco después llegaron los manifestantes a las oficinas del Comité y empezaron a lanzar petardos e insultos contra el presidente cívico, por haber levantado el paro, pues consideran que la medida debió continuar hasta anular el paquete de leyes.

Los periodistas, cívicos y otros dirigentes que estaban reunidos en el lugar tuvieron que resguardarse y evitar salir del Comité, para precautelar su integridad física ante las amenazas de agresiones.

Los sectores que se habían movilizado desde el 8 de noviembre anticiparon que las actividades serían normales a partir de hoy. “Volvemos a trabajar de manera normal, porque se suspendieron las medidas” señaló Édgar Álvarez, dirigente de los gremiales.

Comentarios