Escucha esta nota aquí

Dirigentes campesinos se enfrentan este lunes por tener el control de las oficinas de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos ‘Apiguaiki Tumpa’ de Santa Cruz. Petardo, palos y piedras son utilizados para lograr el dominio de un grupo sobre el otro.

Los grupos son liderados por Marcos Miranda, exejecutivo de la institución y por Hebert Justiniano, recientemente elegido como el máximo representante en el congreso campesino, que se llevó a cabo ayer en la población de Comarapa.

“Marco Miranda trajo a pandilleros y a los de la barra de Blooming y de Oriente para intentar entrar, pero nosotros vamos a hacer respetar nuestros derechos. Ayer fuimos elegidos y posesionados”, afirmó Justiniano en contacto con EL DEBER.

El líder campesino de la zona de Chiquitos indicó que Miranda “debe favores” a partidos opositores al Gobierno, situación por la que no quiere abandonar las oficinas de los campesinos. “No quiere irse porque tiene compromisos firmados con la derecha, por cargos y esos favores quieren pagar”, agregó.

Por su parte, Miranda, deslindó responsabilidad de los enfrentamientos registrados en esta jornada, ya que él se encuentra en La Paz; sin embargo, señaló que ya sabía que campesinos de Cordillera y de otras subcentrales intentarían retomar las oficinas, que según él legalmente debe continuar en manos de su directorio.

“Fuimos elegidos el 15 de noviembre de 2020, por dos años y Hebert armó un congreso trucho (sin respaldo legal) en Comarapa para tomar las oficinas”, afirmó Miranda.

Miranda acusó a Justiniano de ser “traficante de tierras” en Santa Cruz. “Arma comunidades truchas y después las vende a extranjeros”, afirmó el dirigente, que apeló a la dirigencia nacional de los campesinos, con sede de La Paz, para continuar al frente de los campesinos cruceños.

La pugna por las oficinas en Santa Cruz de la Sierra comenzó cerca del mediodía de esta jornada; sin embargo, a las 17:00 la situación se descontroló por el uso petardos, piedras y palos por parte de ambos bandos. 

El inmueble denominado la ‘Casa grande los campesinos’ está ubicado en la avenida Irala, en pleno centro de la ciudad. Por el caos que se generó tuvo que intervenir la Policía para resguardar la infraestructura  y para dispersar a los movilizados.

Comentarios