Escucha esta nota aquí

Seguidores de Carlos Gambarte y de Carlos Arispe se enfrentaron este lunes en la plaza principal de Camiri y sus alrededores. Ambos bandos y militantes del Movimientos Al Socialismo (MAS) apoyan a sus líderes, que buscan mantenerse al frente del Gobierno Municipal camireño.

Las agresiones fueron controladas por la policía local, que intervino para dispersar a los manifestantes que se desplazaron con palos y piedras por el centro de este municipio, con cerca de 30.000 habitantes.

Los conflictos por el sillón municipal datan del 11 de noviembre de 2019 cuando el alcalde electo Franz Valdés renunció a su cargo. Desde entonces y en menos de 10 meses  tres alcaldes fueron cambiados.

Tras la salida de Valdés asumió el cargo Goldy Ruiz, de Unidad Demócrata; sin embargo, sus funciones solo duraron dos semanas, ya que la mayoría masista la descalificó y eligió a Carlos Gambarte.

Gambarte tampoco fue del agrado de los masistas liderados por Arispe, por lo que fue procesado y destituido del cargo el 30 de enero, pero Gambarte no se resignó e interpuso un Amparo Constitucional, que falló a su favor, por lo que fue restituido nuevamente el 5 de agosto. Desde entonces no hubo tregua por el sillón municipal, quedando con dos burgomaestres, que cada uno por su lado cree tener la legalidad.

Ante la inestabilidad en la Alcaldía camireña, el presidente del Comité Cívico, Carlos Lazarte, informó a EL DEBEER que dio un plazo de 48 horas para que Gambarte y Arispe se rteunan y ofrezcan una solución al problema.

“Si la pelea de masistas continúa, presentaremos una acción popular para que la justicia defina al nuevo gobernante de la Alcaldía”, advirtió el cívico.

Tras los enfrentamientos de las últimas horas se conoce que no hubo personas heridas, ni detenidas, porque sus protagonistas se replegaron; sin embargo, no se descarta que vuelvan a medir fuerzas en cualquier momento.