Escucha esta nota aquí

Una copiosa lluvia acompañó a monseñor Sergio Gualberti en su visita a la cárcel de Palmasola. Llegó para celebrar tres misas con privados de libertad del pabellón PC-7 y con los enfermos del pabellón PC-6.
No es la primera vez que el prelado está entre los reos, hace poco celebró con ellos la Pascua y también les llevó aliento y esperanza después del fatídico incendio que segó la vida a una treintena de encarcelados. Esta vez llegó para darles la buena nueva del año del jubileo de la misericordia, lo que les hace recuerdo que “Dios es misericordioso y les renueva la esperanza de volver a la vida en sociedad”.

Reconoció que los enfermos del PC-6 están bien atendidos, dentro de las limitaciones que allí se viven a diario, tienen agua caliente para bañarse y frazadas. Pero también pidió un trato más humano porque “deben ser considerados como personas porque no pierden su calidad de tales ni de ser hijos de Dios aunque hayan cometido errores”.

Emoción
La presencia del monseñor provocó momentos emotivos, Gualberti dijo que sentir la presencia del Señor en medio de ellos, les da mucho ánimo y mucha esperanza. “Son personas que todavía pueden dar mucho a la sociedad y al país”.

Jubileo de la misericordia
La Iglesia anunció el 8 de diciembre que hasta el 20 de noviembre de 2016 se celebrará el año de la misericordia porque, en palabras del papa Francisco: “Hay tanta necesidad hoy de misericordia, y es importante que los fieles laicos la vivan y la lleven a los diversos ambientes sociales”.

Nueva visita
Gualberti confirmó que el sábado también se dará cita en el reclusorio, esta vez para celebrar misa con los del PC-3 y los del PC-6, con lo que concluirá su recorrido por todos los pabellones en el año del jubileo