Escucha esta nota aquí

A una semana de las elecciones generales, monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, pidió a la población acudir a las urnas en “un clima de serenidad y paz desterrando cualquier acto de violencia”.

El religioso destacó la importancia de la cita electoral, pues se elegirá al nuevo presidente de Bolivia, por lo que pidió “tomar conciencia que nuestro voto cuenta”. Además, exhortó a los fieles evitar cualquier tipo de violencia.

Depende de la responsabilidad de cada uno de nosotros que en Bolivia se viva en libertad y democracia auténtica, que se defienda la vida humana en todas sus etapas, que se respete el medioambiente y la biodiversidad, que se destierre la pobreza, que se luche contra la corrupción y en narcotráfico, y que se promueva el bien común la unidad y la paz”, expresó.

Ante la tensión que se ha vivido los últimos días entre los diversos frentes participantes, Gualberti pidió que “apacigüemos el ambiente tan polarizado que se ha creado en estos días”.

No dejó pasar la oportunidad para referirse a los incendios que afectan a diversos departamentos del país y donde se queman “miles y miles de hectáreas, muchas de ellas provocadas por manos criminales”.

Reconoció que la declaratoria de emergencia nacional permite al Gobierno acceder a ayuda internacional, pero más importante que esa ayuda de fuera, Gualberti apunta al cambio de comportamiento de las personas.

“No olvidemos que somos los primeros responsables de cuidar la Tierra que habitamos, cuidar el don que Dios nos ha dado, no para explotar de forma irracional, sino para administrar y para que dé frutos de vida para todos”, remarcó el obispo en la homilía dominical.

Finalmente, y recordando las palabras del Evangelio, Gualberti alentó a los fieles para que “no nos acobardemos y seamos fuertes y perseverantes en dar testimonio de nuestro compromiso”, siguiendo el ejemplo de San Pablo.