Escucha esta nota aquí

Más de 200 sacerdotes, religiosos y presbíteros renovaron ayer sus votos sacerdotales durante la misa crismal, que esta vez se desarrolló por la mañana porque no se realizó el acostumbrado retiro espiritual debido a la pandemia.

Durante su homilía, el monseñor Sergio Gualberti, arzobispo de Santa Cruz, recordó que la misión de Jesús es también la de los sacerdotes, “como servidores sencillos y humildes de la palabra que anuncia el reino de Dios y denuncia toda clase de injusticias y discriminación en una sociedad que se rige por la lógica del poder y del tener, esclava de los ídolos del materialismo y del consumismo”.

Señaló que el desafío para quienes han consagrado su vida al servicio del Señor es grande, más aún en una situación de crisis general causada por la pandemia y agudizada por el clima político crispado y conflictivo que vive el país. En este sentido, los invitó a renovar el don del sacerdocio, cada día y con entusiasmo.

El pastor de la Iglesia recordó a los sacerdotes que su misión también es llevar el mensaje de Dios a todos los rincones, “hacerlo conocer y hacerlo presente en especial en las periferias físicas y existenciales, donde hay pobreza, abandono, humillación y descarte, además de confusión, división, dolor y sufrimiento”.

Manifestó que “esto les exige hacer comprensible y atrayente la palabra de Dios, usando un lenguaje nuevo en particular con los jóvenes para que reconozcan en Cristo el ideal a imitar y el amigo que nunca defrauda”.

En la misa crismal los presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales. En esta celebración religiosa se consagra el santo crisma, con el que serán ungidos los bautizados, confirmados, los ordenados para el ministerio sacerdotal y con el que también se consagrarán altares e iglesias. El arzobispo también bendijo los óleos con los que se ungirá a enfermos y catecúmenos.

La misa crismal se desarrolló sin presencia de fieles por el riesgo del Covid-19. Por esta misma razón todas las celebraciones de la Semana Santa se transmitirán por los medios de comunicación y las plataformas digitales vinculadas a la Iglesia.

Control a la venta de pescado

Por otro lado, la Alcaldía Municipal intensificó los controles a la venta y calidad del pescado, después de haber publicado la lista oficial de precios de esta carne tan demandada en estas fechas (ver cuadro).

La directora municipal de los Centros de Abastecimiento Minoristas, Sonia Rueda, comunicó a los comerciantes de los diferentes mercados de la ciudad sobre la lista establecida, que no varía a comparación con la del año pasado debido a que no ha subido el precio del pescado.

El sábalo será vendido desde Bs 30 y el kilo de pacú cuesta Bs 35. Mientras que el precio de la caja de 10 kilos de pescado se mantiene en Bs 200”, detalló.

Los salubristas municipales reforzaron los controles en los centros de abastecimiento para evitar que se comercialicen pescados en descomposición, que puedan atentar contra la salud de la ciudadanía.

“Serán más de 2.000 funcionarios los que se desplegarán en los diferentes mercados para verificar precio, calidad de los productos y la aplicación de medidas de bioseguridad. Los comerciantes que incumplan, especulen con los precios o vendan productos en mal estado serán sancionados conforme a las leyes vigentes”, dijo Rueda.

Los centros de abastecimiento municipales habilitados para vender carne y comida de pescado son Los Bosques, La Ramada minorista, Miraflores, Las Américas y Florida.

En estos centros, hay controles permanentes y se han abierto especies de ferias.

Comentarios