Escucha esta nota aquí

Un grupo de guardias municipales cumple un paro de 24 horas decretado por el sindicato para exigir medidas de bioseguridad, condiciones para trabajar y para que se acaben los malos tratos que, según ellos, cometen algunos mandos superiores.

Sin embargo, la medida es rechazada por otro grupo de gendarmes, que la mañana de este lunes marchó hasta el edificio central de la Alcaldía cruceña para exigir que las actividades se regularicen.

Estefanía Calle, ejecutiva del Sindicato de Trabajadores de la Guardia Municipal, informó que la huelga fue decretada ante el incumplimiento de las autoridades municipales al acta de compromiso firmado el 1 de julio, que entre otros puntos exigía la dotación de materiales de bioseguridad, seguro de vida, rayos X para la detección del Covid-19 e ítems para los gendarmes más antiguos. Asimismo, rechazan supuestos malos tratos por parte de los mandos superiores, es decir, de algunos guardias que cumplen funciones de oficiales.

Entretanto, otro grupo que marchó hasta el centro de la ciudad asegura desconocer a la dirigencia de la Guardia Municipal, por lo que pedían que las actividades se regularicen de forma inmediata, así lo informó Freddy Flores, uno de los marchistas.