Escucha esta nota aquí

Desde las cero horas de este miércoles, los cerca de 800 guardias municipales de Santa Cruz de la Sierra ingresaron en un paro de actividades. No trabajarán por incumplimiento a una serie de demandas realizadas al Ejecutivo municipal desde el año pasado.

Los guardias exigen  ítems, seguro de vida, pago de bono de alimentación para los guardias con Covid-19, implementos de bioseguridad, cancelación de una deuda con el guardia Agustín Huarachi, después de ser atracado en su puesto de trabajo, entre otros.

Guardias municipales están en paro por 24 horas. Foto. Juan Carlos Torrejón

También denuncian la falta de dotación de ropa de trabajo, mejores condiciones, descuentos injustificados en sueldo, bono de alimentación, irregularidades en el control de recursos humanos en la Guardia Municipal y utilización del personal en tareas que no le corresponden, como toma de sindicatos y acompañamiento de campaña política en horarios de trabajo, según el documento que hicieron llegar a la alcaldesa interina, Angélica Sosa.

Estefanía Calle, secretaria general del Sindicato de la Guardia Municipal de Santa Cruz, afirmó a EL DEBER que su sector pide estabilidad laboral ante la finalización de la gestión de las actuales autoridades municipales.

“Nosotros teníamos que ser incluidos en la Ley General del Trabajo desde el 2012, pero hasta ahora se cumple”, señaló. 

Los guardias tienen previsto realizar una marcha de protesta desde la exterminal de buses hasta las oficinas de la Dirección Departamental de Trabajo.

Comentarios